Columna


Batalla del lago de Maracaibo

JOSÉ WILLIAM PORRAS

24 de julio de 2021 12:00 AM

El 24 de julio de 1823 se libró una feroz batalla naval en el Lago de Maracaibo, entre las fuerzas sutiles patriotas y una escuadra de la armada española, donde nuestro máximo héroe naval, el almirante José Prudencio Padilla López, escribió la página más gloriosa de la marina colombiana. Él supo aprovechar su conocimiento marinero adquirido a bordo del galeón San Juan Nepomuceno, donde se había embarcado en Riohacha como mozo de cámara cuando tenía apenas 14 años, participó en la batalla de Trafalgar el 21 de octubre de 1805, regresando a Colombia en 1809, tiempo en el que adquirió la destreza marinera que lo cubriría de gloria al vencer al almirante español Ángel Laborde en el lago de Maracaibo, sellando la independencia de Venezuela, Colombia y Panamá, que en ese momento conformaban los departamentos de Venezuela y Cundinamarca.

Padilla nació en Riohacha el 19 de marzo de 1784. Su padre, Andrés Padilla, era carpintero de Sabanalarga; su madre, Lucía López, era Wayú. Navegó siete años, fue capturado por los ingleses.

En 1809 fue contramaestre del Arsenal de Cartagena. El 11 de noviembre de 1811 encabeza a la gente de Getsemaní (Independencia de Cartagena). De 1812 a 1819 patrulla el Caribe colombiano. El 24 de junio de 1821, en un acto de valor en la noche de San Juan, derrota a la armada española en Cartagena, la que se rinde el 1 de octubre y la ciudad es liberada. El 13 de febrero de 1822 lo nombran Comandante General de Marina del 3er Departamento. Montilla (venezolano), gobernador de Cartagena, celoso por sus triunfos y porque la jamaiquina, la negra Jarocha, prefirió a Padilla, lo envía a Maracaibo el 15 de enero de 1823.

El 24 de julio de 1823 Padilla derrota a la fuerza naval española de Maracaibo. Las consecuencias político estratégicas de esta batalla fueron: con la derrota de Laborde, se eliminó el peligro de la hegemonía naval española en el Caribe y desapareció para siempre el peligro de invasión al departamento de Cundinamarca, y de reconquista total de Venezuela, sellando la independencia de la Gran Colombia (Colombia, Panamá y Venezuela). Páez aceleró el cerco de Puerto Cabello, que capituló en noviembre de 1823. Bolívar pudo seguir operando en el Sur, y terminó bien en las jornadas de Junín, Ayacucho y el Callao.

El 2 de octubre de 1828 Padilla muere fusilado, acusado injustamente por Montilla de alta traición por el atentado contra Bolívar el 25 de septiembre.

En 1831 Bolívar se da cuenta del error cometido y finalmente en 1881 es reivindicado por el gobierno y senado.

La escuela Naval de cadetes lleva su nombre, en honor al Nelson colombiano, como lo nombró Bolívar.

TEMAS