Bibliosierra

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

La Sierra Nevada de Santa Marta ocupa el primer lugar entre las reservas naturales más irremplazables del planeta, entre 138 lugares excepcionalmente importantes por su riqueza ambiental, dice un artículo publicado en la revista Science.

Algunos reportes sugieren que la Sierra posee más de 3000 especies de plantas vasculares, 631 de aves, 184 de mamíferos y 1046 vertebrados, entre una larga lista de organismos sin identificar o que no han sido descubiertos.

La Sierra Nevada es un laboratorio natural que no estamos cuidando. Colonización, deforestación y cambio climático, además de otras presiones antropogénicas de distinto tipo, ponen en juego su supervivencia, y de paso la nuestra. La situación de déficit de agua en Santa Marta es un problema mayor, una alarma sin indicios de mejora.

Una de las formas en las que podemos ayudar a la Sierra Nevada es apoyando a sus dueños y cuidadores ancestrales, los arhuacos, koguis, kankuamos, wiwas y arsarios, cuya situación social afronta dificultades en diversos aspectos, entre ellos la educación. Muchas veredas indígenas no cuentan con una biblioteca, ni siquiera con un estante para libros.

Bibliosierra es el nombre del programa que el Doctorado en Toxicología Ambiental de la Universidad de Cartagena ha designado para donar material bibliográfico, pequeñas bibliotecas, a unas 100 comunidades veredales en la Sierra Nevada. El plan es entregar unos 100 libros por sitio, incluyendo textos de primaria y secundaria. Cualquier persona o entidad puede vincularse a través de la donación de libros nuevos o usados en perfecto estado.

Quiero insistir en que todos podemos apoyar el cuidado de la Sierra Nevada. Desde Carlos Vives, quien podría montar conciertos con otros artistas y colectar fondos para reforestación o la protección de esta Reserva de Biosfera UNESCO, hasta cualquier ciudadano que desee compartir la lectura de un buen libro. Investigadores de la UdeC, en conjunto con colegas de otras instituciones del Caribe, trabajan en el establecimiento de un Centro de Investigaciones en la Sierra Nevada, una gran posibilidad de estudiar su biodiversidad, descubriendo fármacos o nuevos materiales útiles para nuestro desarrollo sostenible.

Una pequeña parte del dinero que perdemos en corrupción cada año, no solo serviría para dotar de muy buenas bibliotecas a estas comunidades, también alcanzaría para brindarles acceso a internet satelital. Mientras elegimos mejor, y los corruptos mueren de viejos, nuestra esperanza está en los niños y jóvenes que pueden cambiarlo todo. Por ahora, Bibliosierra espera por ti.

TEMAS

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Columna

DE INTERÉS