Columna


Buenos vientos

RAFAEL VERGARA NAVARRO

25 de junio de 2022 12:00 AM

“El poder reside en la fuerza irresistible del amor”, decía Bolívar y razonarlo contribuye a entender el sentimiento y el alcance de ese espíritu en quién lucha por la utopía de transformar realidades, liberar la sociedad de inequidades y condenas históricas, resistir, vencer y romper cadenas. Este 19 triunfó la política del amor, de la vida, no la del odio y la muerte. Las mayorías votamos por hacer de Colombia una potencia mundial de la vida. El respeto a la diferencia está garantizado.

No son palabras es acumulación histórica. Se trata de invertir en matar la muerte, liberar la vida de la tragedia continuada. La victoria de Petro y Francia Márquez es la decisión social de ampliar la democracia, hacer la Paz con la naturaleza y entre nosotros. Dejar los conflictos y trabajar unidos para poder vencer el hambre y la corrupción, las estructuras criminales que enferman la sociedad. Entramos en una nueva era, la acogida del acuerdo de unidad nacional y las mayorías en el Congreso anuncian buenos vientos para las reformas. El parto ha sido largo y es tiempo de cambio, incluso climático, y en ambos escenarios contamos con avezado timonel y equipo. La implementación del Acuerdo de Paz y la privilegiada relación ‘entre iguales’ con Biden, augura cambios en la política antinarcóticos y la lucha contra ese cáncer y sus violencias.

Como demócrata y exmilitante del M-19, 32 años después de la dejación de armas, llegué a pensar que no vería como presidente a un hijo de la insurgencia que decidió, en 1977, que el objetivo de la lucha era la democracia, no el socialismo; una herejía para la izquierda armada y una confrontación a la democracia restringida del régimen oligárquico.

“Esa palabrita, decía Bateman, quiere decir el poder del pueblo”. El M le apostó también al afecto como motivación, y asumió luchar por “la democracia, la paz, la justicia social y el beneficio del pueblo”, el credo del Presidente.

Esta victoria del Pacto Histórico recoge 50 años de luchas de la sociedad civil contra el estado de sitio, por las libertades y los derechos humanos, los acuerdos de paz de 1984 y de 1990, el paramilitarismo, la superación del miedo ante el asesinato de hasta los candidatos presidenciales, y la irrupción de la participación popular gracias a la Constitución de 1991, que con la apertura posibilitó que hoy Francia Márquez sea la vicepresidenta de los “nadie” y, como Petro, el presidente de la Colombia multiétnica y pluripartidista. En las regiones hay alegría y esperanzas. El alcalde Dau planteó para el empalme proyectos que requerimos para combatir la pobreza y la corrupción, la atención a la población afro y la migración venezolana, el Plan 4C, el Plan Maestro de Drenajes Pluviales, la intervención integral en la Ciénaga de la Virgen, la terminación de la Vía Perimetral, y, entre otros, el megaproyecto del Canal del Dique, para el cual el presidente Petro ya garantizó su apoyo.

*Abogado ambientalista y comunicador.

TEMAS

  NOTICIAS RECOMENDADAS