Columna


Buscando equidad

RAÚL PANIAGUA BEDOYA

14 de marzo de 2022 12:00 AM

A raíz de la celebración del Día de la Mujer, el programa Cartagena Como Vamos divulgó un informe sobre ‘¿Cómo va la calidad de vida de las cartageneras?’. De cinco indicadores medidos, solo hay uno positivo, como es el porcentaje de mujeres en la educación superior, que nos indica que es del 54%. Los otros cuatro aspectos son altamente preocupantes y deben generar alarma para que como sociedad asumamos los retos para cambiar ese panorama, o por lo menos empezarlo a modificar desde los hogares, el preescolar, las instituciones educativas y los programas de radio, en particular en aquellas franjas y contenidos cuya audiencia es básicamente infantil y familiar.

El segundo indicador es el mercado laboral, donde la tasa de desempleo en las mujeres es del 14%, esto es el doble de la que registran los hombres, que es del 7,5%. Esta cifra obviamente da cuenta del empleo reportado por el DANE para el 2021, pero tendremos que llegar a un momento donde se reconozca, valore y compense social y económicamente el trabajo de la mujer dentro del hogar, o por lo menos que se cuantifique y se divulgue como un aporte a la economía familiar y de la ciudad.

El tercer dato es la violencia sexual, de la cual nos informan que el “89% de las víctimas del presunto delito sexual fueron mujeres” y “de estas, el 82% eran menores de 18 años”.

Aquí quiero hacer dos consideraciones: una es la sutil protección que hacen casi todos los medios de comunicación, al hablar del “presunto”. Creo que existen excepciones al considerar que en algunos casos puede haber falsas acusaciones, pero en el tema de la violencia sexual no creo que haya presuntos delitos, sino criminales, violadores, abusadores, que además en la familia y en el vecindario se sabe y se conocen. Lo grave es que tampoco hoy existe la sanción social y cada día los violadores y abusadores son más frescos, más cínicos, pues saben que estamos en un contexto de impunidad donde no hay el mínimo de justicia, como lo muestran las estadísticas respectivas.

El cuarto indicador es el de la violencia intrafamiliar, donde el 91% de las víctimas de violencia de parejas son mujeres. Volviendo sobre las líneas anteriores, si nuestra sociedad y el aparato de justica no actúan con eficiencia, rapidez y sanciones reales, no vamos a ver cambios en las siguientes décadas en este aspecto y los hogares seguirán siendo fuente no solo de violencia contra las mujeres, sino de toda clase de inequidades e ignominias, que además seguirán frustrando el anhelo de tener una mejor sociedad.

La última cifra del informe es del embarazo en adolescentes, que para Cartagena llegó al 16% en madres entre los 10 y los 19 años, cifra que para el país fue del 6,3% para el 2021.

Este dato es tal vez el más preocupante por sus impactos en el corto, mediano y largo plazo, para las madres jóvenes, para sus hijos, para sus familias y para la sociedad. Algo debemos hacer y en la decisión de cada persona puede haber el germen que nos lleve a cambiar como sociedad.

*Sociólogo

TEMAS

  NOTICIAS RECOMENDADAS