Cambiar paradigmas

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Me había abstenido debido a la campaña electoral que se inició para la Alcaldía de Cartagena, que culminará en octubre de 2019, de escribir la columna semanal en El Universal de Cartagena. En mensaje dirigido a su director, Dr. Nicolás Pareja Bermúdez, tuve que, dada mis convicciones éticas y morales, prescindir de ella, para no ser ventajoso en mi aspiración a esta por mi partido Centro Democrático; pero los hechos en medio de la contienda y ya en uso de buen retiro, me llevan escribir sobre ella, a partir de una conversación con varios expertos en temas electorales.

Me dice uno de ellos que para ser alcalde de Cartagena por elección popular, se necesita invertir en la campaña (palabra que molesta mucho, porque quien invierte es porque espera recuperar) diez mil millones de pesos, y así lograr acceder al cargo, tal vez el tercero más importante de Colombia. Suma descomunal para un funcionario que ganará en los cuatros años de su mandato algo así como ochocientos millones de pesos; pero dice uno de ellos que ese gasto millonario se logra sacar en el primer macroproyecto de inversión que se haga. Y me sigue diciendo ese amigo, que en alguna ocasión, ya muy atrás en el tiempo, él quiso participar en una de esas elecciones populares, y un veterano político le dijo que si le daba cinco mil millones él lo hacía elegir alcalde el día de la votación.

Pero la historia tiene sus enseñanzas que ayudan a pensar que sí se pueden cambiar los paradigmas, y que hay maneras limpias de acceder al cargo. Y lo demostró Guillermo Paniza cuando se fueron a los barrios de la ciudad, esos donde abunda la pobreza, esos donde están las necesidades y por lo tanto los votos, que trabajando codo a codo con las comunidades, de manera sincerada y con la más profunda convicción de ayudar a los más necesitados, que sí se puede cambiar el curso de las elecciones sin necesidad de hacer esos gastos millonarios, porque quien los hace es porque los va a sacar en la primera oportunidad que tenga, donde además se cuenta con un presupuesto de casi dos billones de pesos anuales.

¿Que tendrá tan importante cargo para que la clase política tradicional haga esa enorme inversión? Tiene a su favor que el gasto no se vigila, está diseñado para ser vulnerado, es todo un sistema muy bien organizado, ya que todo el procedimiento esta corrompido y amañado, montado casi como una industria con todos sus métodos y procesos, y que es tan descarada como burlesca, El sistema está todo corrompido, desde el más grande al más chiquito, es toda una organización, del que participan todos. Los unos tapan a los otros, en una picaresca de difícil comprobación.

Por eso afirmo, que candidatos honorables jamás le van a gastar a una campaña esas aterradoras cifras. Entonces pareciera que la contienda está perdida; pero no, se pueden cambiar los paradigmas.

TEMAS

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Columna

DE INTERÉS