Cartagena 2020

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Los cartageneros lo mínimo que pedimos es no tener más elecciones atípicas, que la persona que aspire a un cargo público sea responsable y no tenga impedimento alguno.

Por otro lado, pedimos también que las fuerzas políticas, que por alguna razón pierdan en las elecciones democráticas, aprendan a hacer oposición y vigilancia, no necesariamente ser contradictores de oficio. Pedimos un alcalde junto a un grupo de secretarios y directivos idóneos, y por supuesto con un Consejo Municipal propositivo, que trabajen todos en sinergia, para sacar adelante a nuestra ciudad.

El alcalde por ley debe administrar de entrada dos temas fundamentales: educación y salud. Esperemos que no se queden en el tema operativo solo de escolaridad y curar. La educación es un proceso sociológico que implica cultura, respeto y oportunidades para todos. Y salud implica mejorar la promoción, prevención y disminuir la morbilidad. Con eso conseguimos mejorar el ciclo productivo del hombre.

Además, el líder de la ciudad debe ejercer su autoridad, brindar seguridad y generar infraestructura para una población de más de un millón de habitantes y muchísimos migrantes.

El presupuesto del Distrito debe ser vigilado y manejado a través de una urna de cristal y debe ser invertido en cada obra, una ejecución con transparencia. No podemos seguir con tantas elecciones atípicas y alcaldes encargados; hoy tenemos la seriedad y experiencia de un hombre joven, Pedrito Pereira, ecuánime y conocedor de lo público; estoy seguro de que el elegido encontrará un camino bien trazado por este.

La estructura administrativa del Distrito debe ser renovada con agilidad en los procesos, para que el inversionista, el generador de empleo formal y los sectores turísticos, industrial y portuario, encuentren en lo público un aliado y no un exprimidor de impuestos para burocracias paquidérmicas. Los ciudadanos necesitamos una buena atención por parte del Estado.

Candidatos a la Alcaldía de Cartagena, muestren sus hojas de vida y de quienes los van a acompañar en la próxima campaña, sus directos equipos de trabajo con los que gobernarán esta ciudad los próximos 4 años; es lo mínimo que pueden hacer para salir de esta agobiante situación política. ¿Es mucho pedir? No lo creo, y es lo mínimo que exigimos.

El candidato elegido en octubre de 2019, una vez muestre sus cartas diáfanas y transparentes, tendrá con certeza absoluta la favorabilidad y solidaridad de todos.

En ese momento encontrarán inclusive algunos macroproyectos caminando, obras incluidas en la Ley Bicentenario, pero aun así, son tantos los problemas y tal la pobreza, que necesita rodearse de muy buenos colaboradores para agilizar esta ciudad. Hay que catalizar para ser competitivos a nivel universal.

Los ciudadanos tenemos 2 compromisos grandes: votar y votar bien. No es posible que el abstencionismo siga eligiendo.

*Rotaremos este espacio para mayor variedad de opiniones.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Columna

DE INTERÉS