Columna


Cartagena en coma

ALCIDES ARRIETA MEZA

28 de marzo de 2013 12:00 AM

ALCIDES ARRIETA MEZA

28 de marzo de 2013 12:00 AM

Increíble pero cierto. Cartagena por fuerza de la inercia, de los peores gobiernos y con el agigantamiento de todos sus problemas, está en el sexto lugar en calidad de vida, y si nos descuidamos por cuenta de las encuestas de percepción, pronto estaremos en el  primer lugar, en el mismísimo paraíso terrenal. Tamaña mentira resulta increíble, sobre todo si nos referimos a la otra Cartagena, la pobre, la miserable, la desconocida para muchos colombianos y por el turismo nacional e internacional. La percepción encuestada y publicada, pareciere indicar que los habitantes de Cartagena están felices con su desdichada suerte, con la pobreza, la inseguridad, el desempleo, la informalidad y la concentración del ingreso que nos agobia.
La insólita encuesta, que ocupó los primeros lugares en los medios de comunicación y primera página de éste periódico, no deja de sorprenderme, porque la percepción encuestada es  irreal, y contrasta con investigaciones reales, datos comprobados emanados del PNUD, que dan cuenta, que  Colombia es el tercer país más desigual del mundo, luego Cartagena es una de las ciudades más desiguales del planeta.
En el mismo sentido, la ONG, Save The Children, en investigación realizada en 32 países en desarrollo, encontró que Colombia ocupa el tercer lugar dentro de las naciones más inequitativas del mundo para los niños, estableciendo que los niños ricos tienen ingresos 161 veces superiores a aquellos donde habitan niños pobres. ¿A qué calidad de vida entonces, se refiere la encuesta? ¿Dónde  y con quiénes se hizo? ¿En qué ciudad? ¿En cuál país? 
En Cartagena no hay salud, entendida esta, “como un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades”, según la Organización Mundial de la Salud. En Cartagena, el completo bienestar todavía no ha empezado a construirse, esto, porque la mayoría de sus habitantes viven  en condiciones  de miseria, indigencia  y pobreza.
La percepción gráfica y su cifras manipulantes contrastan con el titular de este mismo periódico, que  el 25 de marzo, en primera página, tituló, “Salud sigue en coma”, al señalar que los médicos que laboran en varios CAPS están en paro  por una serie  de irregularidades que los afectan.”,
En coma no solo están todos los trabajadores de la salud quienes son explotados,  atropellados  por las entidades de la intermediación laboral, estos que  además  de  tener  precarios  salarios, no tienen derecho a prestaciones sociales, primas, ni vacaciones, ni estabilidad laboral. ¿Es esto calidad de vida?
Los crímenes, muertes, lesiones personales que deja el sistema son incontables; las dificultades  diarias para acceder a la atención en salud, producen temor, miedo, terror en el Distrito de  Cartagena, hechos que obligaron a la Corte Constitucional a declarar el Estado de cosas  inconstitucionales, por violación masiva e invasiva del derecho a la salud para todo el país, lo que ratifica el tribunal constitucional en la sentencia T-760 de 2008, órdenes que están todavía por cumplirse. Cartagena no escapa a este desgarrador panorama, luego, nos preguntamos  nuevamente  ¿a qué calidad de vida se refiere la extraña encuesta?
En el cuadro clínico del deterioro de la calidad de vida, en Cartagena está  infestado de pobreza, miseria, desempleo, inseguridad, intolerancia, violencia epidémica, según el primer Estudio Global de Carga de Enfermedades (GBD, por sus siglas en inglés), realizado por el Instituto para la Medición y Evaluación de la Salud (IHME) de la Universidad de  U. de Washington, y en lo local, ratificados por las estadísticas del COSED. Un diagnóstico real procesa soluciones reales, ser realista, no implica ser pesimista.
ADENDA: La lucha  contra el catastrófico  avalúo y el impuesto predial sigue.
Abogado y profesor universitario
alcidesarrieta77@yahoo.es