¿Cartagena la Fantástica?

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

“Qué viva Cartagena, la fantástica”, así dice la canción de Carlos Vives escogida como oficial de las Fiestas de Independencia del 2013. Resalta Vives la historia de Cartagena y rinde tributo a los cartageneros de antaño, que defendieron con valentía la ciudad de los ataques piratas, en el histórico sitio de Morillo. Algo fantástico se asimila como una fantasía, algo que, por sus cualidades extraordinarias, es algo maravilloso, que casi no puede ser explicado por las leyes del mundo. ¿Pero es de verdad así Cartagena, la que muchos llaman la fantástica?, o es solo una expresión de cariño de Vives en su canción? Al contemplar a Cartagena desde la altura del cerro de La Popa, se aprecian las dos caras que posee la ciudad. Por un lado, la cara “aparentemente amable” del sector amurallado, zona hotelera y el puerto. Del otro, los barrios cuyos habitantes sufren angustiosas necesidades ambientales y urbanísticas, sumergidos, producto de una ineficiente gobernabilidad, en un abandono y pobreza que dista de una vida digna de seres humanos. Esta es la verdadera Cartagena, la no fantástica. Ni el Centro Histórico se salva, por la rumba desenfrenada, el microtráfico, la prostitución, la invasión de los andenes por vendedores y el acoso de estos a los turistas. Da tristeza pasar frente al mercado de Bazurto, donde la inmundicia y hediondez pululan, y qué decir de Bocagrande, dizque un barrio estrato seis, ver sus calles destruidas, casas de prostitución, inseguridad galopante, incumplimiento de normas urbanísticas, inundación de sus calles y la avenida del malecón frente a los hoteles cinco estrellas, las playas atiborradas de cajas de cerveza y basuras al tutiplén.

Somos el hazmerreír nacional por la ingobernabilidad de la ciudad, 11 alcaldes en 10 años, increíble, la clase política enredada en toda suerte de líos jurídicos y forcejeos por el poder, es un mal del país, pero mucho más recurrente en Cartagena.

Hace algunos años, los cartageneros éramos reconocidos en el país como de los más amables y caballerosos, hoy Cartagena es una ciudad anárquica, insegura, nadie respeta los derechos de los demás, basuras en las calles, no prima lo particular a lo colectivo, no existe una cultura ciudadana.

Pasemos de la indignación a la acción, reconstruyamos nuestra ciudad, pasemos las páginas de la politiquería, elijamos un alcalde digno, competente y honesto, no vendamos nuestro voto, no seamos cómplices de la corrupción, ni indiferentes, no utilicemos el camino fácil del atajo, que la cultura y la autoridad caminen juntas. Propongámonos que el corralito siga siendo la heroica y fantástica, pero para todos.

*Rector de Unicolombo

TEMAS

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Columna

DE INTERÉS