Columna


Cohesión social

RAÚL PANIAGUA BEDOYA

08 de noviembre de 2021 12:00 AM

Uno de los aspectos sobre los cuales tendremos que pensar y actuar los cartageneros y en especial todos los que vivimos en esta ciudad, es el relacionado con lo que significa la palabra cohesión social. Esto por muchas razones, una de ellas, porque no se resuelve un problema hasta que no se comprende, o no se llena un vacío hasta que no se identifica y en este sentido es esencial que comprendamos claramente los impactos o consecuencias de tener una débil o precaria cohesión social como ciudadanos, o como escuché hace poco, que es iluso pensar que tengamos algo de cohesión social entre nosotros con todo lo que viene sucediendo desde hace unas pocas décadas en Cartagena.

Con este término se puede describir todo aquello que une, identifica y permite a unas personas expresar orgullo, satisfacción, optimismo y aún más, confianza en el futuro, pero esta no es resultado de procesos individuales, sino colectivos; no es producto del azar, sino de la acción que los sujetos sociales hacemos con nuestro libre albedrío en y por la ciudad en que vivimos. Para empezar por la nuestra, dos ejemplos, uno, la continuidad en los elevados niveles de pobreza y de hambre en amplios sectores de la población, como lo ratifica el Dane en su encuesta de Pulso Social, para el trimestre julio-septiembre, donde las personas que no consumen las tres comidas al día bajó del 72 al 69%. Esta y otros datos generan angustia y desesperanza.

El segundo ejemplo es el reciente informe del programa Cartagena Como Vamos, en el que el pesimismo en la ciudadanía pasó en febrero del 2021 del 34% al 61% en agosto de este mismo año, o sea que en seis meses casi se duplica esa percepción negativa sobre el futuro.

Nos podemos hacer varias preguntas, como por ejemplo, ¿qué es aquello, producto reciente de nuestras realizaciones, no del pasado, que nos puede brindar satisfacción como cartageneros?, ¿qué es aquello que nos alienta a vivir con orgullo y confianza en nuestra ciudad?, ¿qué es lo que me brinda confianza en un taxi, en el vecino, en el bus o en Transcaribe, en un almacén o esquina cualquiera?

Pensando en otras ciudades vemos que en algunas convierten su metro, su equipo de futbol, sus artistas, cantantes o actrices, sus avenidas, instalaciones culturales o deportivas en iconos o símbolos que reconocen, comparten y muestran con alegría y orgullo. La función de esos símbolos es servir de aglutinador o acelerador de esa cohesión social, que les lleva a metas, realizaciones o comportamientos colectivos que hacen soñar y pensar en que el futuro realmente será mucho mejor y van haciendo realidad lo que se expresa en palabras. Aquí tenemos un enorme reto que debemos asumir sin dilaciones ni excusas.

*Sociólogo.

TEMAS

  NOTICIAS RECOMENDADAS