Columna


Completitud

JESÚS OLIVERO

JESÚS OLIVERO

20 de noviembre de 2015 12:00 AM

Uno de los aspectos que diferencia nuestra ciudad de cualquier otra es la incapacidad que tenemos para culminar las obras dentro del tiempo estimado en los contratos, sin mencionar de igual forma los ajustes presupuestales que incrementan los costos exageradamente y que nos hace más pobres a través del carrusel de los otrosíes.

Ya en el ocaso de su mandato, el alcalde busca la forma de cumplir con las promesas de campaña. La intención es buena, pero el trabajo le quedó grande.  Quizás le faltó contar con verdaderos colaboradores. Los locales agradecemos la pavimentación de muchas calles, aunque quedó debiendo las de Zaragocilla, donde se forma buena parte de los profesionales de la ciudad y que en la actualidad dan pena. También hubo conversión de algunas zonas verdes y de encuentro comunitario con pequeños gimnasios, pero nada comparable con un escenario de recreación y aprendizaje como el parque Explora. Aún estamos a décadas de realizar verdaderas transformaciones urbanas como las desarrolladas en Medellín, por ejemplo, con su parque lineal a la orilla del río, además de su cada ves mejor transporte público, con metro, teleféricos, trolley, y demás novedades.

Ojalá no se le ocurra al alcalde decir que dejó funcionando a Transcaribe. Las estaciones son aún un desastre, otras son construidas por tortugas, y la salida de las busetas es una misión imposible a corto plazo. No quiero imaginar el zafarrancho entre articulados-busetas-mototaxis. Ya ayer unos motociclistas apedrearon buses de Transcaribe en donde entrenaban a los nuevos conductores.

Ojalá el próximo burgomaestre ejerza autoridad y no permita el baile del indio, como ocurre con la loma de Crespo, una obra de muchos anuncios, con árboles no aptos para resistir la alta salinidad y de improvisaciones que no le permiten arrancar.

Por último, alcalde, ahorre energía, evite poner esos arreglos navideños, que lo único que hacen es sublimar el ego de los patrocinadores, quienes no pierden la oportunidad para llenar la ciudad de publicidad contaminante. El Niño será desastroso. Podemos quedarnos sin electricidad y sin agua y debemos dar ejemplo desde lo cotidiano. Cartagena fue un gran reto, pero sin duda pudo haber hecho mucho más para completar las tareas que Ud. mismo se asignó.

*Profesor
@joliverov