Coronavirus y megaobras

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Ahora mismo la atención de los ciudadanos está puesta en la crisis generada por el brote de enfermedad por Coronavirus (COVID-19). Toda crisis trae cosas malas, algunas buenas y, sin duda, retos; el primer y más importante reto es no salir de casa y mantener la motivación siempre arriba. Es momento para repensar todos los aspectos de la vida y, evidentemente, concentrar muchos esfuerzos en la recuperación económica de la ciudad.

Cartagena hace mucho no desarrolla un megaproyecto de gran envergadura. Adoptar una política que los promueva traería muchos beneficios, teniendo en cuenta que estos proyectos dinamizan la economía y son un motor de empleo importante; no solo para las grandes empresas, sino también para pequeños proveedores, microempresas y la cadena que interviene en la ejecución. Una de las lecciones que nos deja el COVID-19 es que debemos implementar protocolos de bioseguridad en obra, manteniendo las disposiciones de control de salud ocupacional y seguridad en el trabajo, que se han venido tomando la legislación mundial, nacional y en las empresas que responsablemente se han acogido a ellas.

El proyecto para mitigar y prevenir la erosión costera no debe frenarse. La ciudad está siendo afectada por las consecuencias del cambio climático y serán los organismos de control autorizados por el gobierno quienes, con base en la rigurosidad científica, definan el momento indicado para iniciar su ejecución. Por otro lado, necesitamos avanzar en un nuevo terminal aéreo; el Aeropuerto Rafael Núñez es el tercer terminal con mas pasajeros después de Bogotá y Medellín. De seguro que los turistas regresarán. Es el momento entonces de adelantarnos a esta afluencia de visitantes que vendrán a futuro y, ofrecerles un aeropuerto de talla mundial.

Otro reto que deja el COVID-19, en materia de construcción de megaproyectos, es plantear soluciones poco ortodoxas para enfrentar la variación de costos en los presupuestos, por el cambio de precios de insumos importados ante el valor del dólar. La respuesta es, ser más eficientes, innovadores y creativos para poder mantenerlos viables.

Terminar la vía Perimetral, diseñar proyectos que generen realmente descongestión vehicular a mediano y largo plazo, saneamiento de caños y lagunas, aumentar la cobertura de servicios públicos básicos. Debemos pensar en grande, sin egoísmos, recuperar los años de atraso en los que ha estado sumida la bien llamada “Heroica”.

Finalmente, la actual administración debe regalarle a la ciudad un megaproyecto que genere identidad. Los cartageneros sí quieren a la ciudad, y necesitan algo con que apropiarse, un proyecto que la gente lo cuide y lo quiera. Solo así transitaremos hacia la ciudad con la que todos hemos que soñado, la nueva Cartagena.

TEMAS

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Columna

DE INTERÉS