Columna


Corrupción

JAIME BONET

22 de mayo de 2022 12:00 AM

La corrupción es una de las problemáticas que más preocupa a los colombianos. A pesar de los esfuerzos realizados para reducirla, no se han logrado avances significativos en los últimos años. Un documento de trabajo sobre economía regional y urbana (DTSERU 307) aborda este tema con una visión interdisciplinaria y consultando las distintas bases de datos existentes sobre la materia. En este espacio me gustaría reseñar algunos mensajes del estudio.

En cuanto a las causas de la corrupción, existe un consenso en distintas investigaciones para países, en señalar dentro de los principales determinantes económicos al grado de desarrollo, la desigualdad, la regulación y las instituciones. En Colombia, los análisis han encontrado que el desarrollo económico es una de las variables relevantes junto con la transparencia y capacidad institucional para ilustrar la existencia de trampas de corrupción en las regiones.

Revisando distintos trabajos sobre las consecuencias de la corrupción, el estudio destaca un efecto negativo sobre la producción y el crecimiento a largo plazo. Estos resultados se deben a que la corrupción introduce un gravamen a las inversiones que disminuye la rentabilidad y aumenta el riesgo de la inversión. También genera disminución de las tasas de inversión productiva, aumento de la inflación, y una disminución de la calidad y la cantidad de los bienes y servicios públicos.

Uno de los avances en los últimos años en el país es la consolidación de indicadores objetivos y subjetivos que permiten tener una aproximación a la corrupción. Actualmente se cuenta con datos de la Fiscalía, la Procuraduría, la Contraloría, la Superintendencia de Industria y Comercio, el SECOP e información como el índice de transparencia departamental de Transparencia por Colombia y la evasión del pago del SOAT. Muchos de ellos están disponibles en el Portal Anticorrupción de Colombia de la Secretaría de Transparencia de la Presidencia.

Con base en los datos disponibles, el documento deja en evidencia la dificultad de hacer comparaciones regionales en materia de corrupción, porque los resultados son sensibles al indicador o al tipo de corrupción, arrojando resultados contradictorios. Por ejemplo, en la mayoría de los casos sobresalen los Nuevos Departamentos como aquellos con mayor proliferación de la corrupción. Sin embargo, al considerar los montos involucrados, la región central lleva la delantera. Además, en los últimos años hay una reducción importante en las condenas y sanciones asociadas a actos de corrupción, lo cual podría indicar una reducción en estos casos, contradiciendo las mediciones internacionales y la percepción generalizada que señalan un aumento del fenómeno. Aquí queda la duda de si se trata de una reducción en la corrupción o de una menor efectividad de los organismos de control.

TEMAS

  NOTICIAS RECOMENDADAS