CRISPR, Cas9

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Human Nature, un documental que presenta Netflix, además de varios videos en YouTube, explican con bastante claridad la biología de la vida. De una u otra manera llenaron el vacío, que entre los genes y las proteínas mi mente no lograba entender; pero al mismo tiempo me mostraron cómo los virus, inyectando su material genético en nuestras células (como los Aliens en las películas), reproducen millones de microorganismos similares en nuestro cuerpo infectándolo; y cómo las bacterias, copiando el material genético del virus, se inmunizan contra ellos, y los destruyen.

Resumiendo lo aprendido, los genes son segmentos del ADN (ácido desoxirribonucleico) que está constituido por una secuencia de ácidos nucleótidos enlazados a pares, conocidos como G (guanina), C (citocina), T (timina) y A (adenina). Debido a ‘fuerzas químicas’, G se enlaza siempre con C (y viceversa); y T con A igual, dando origen a la doble espiral o hélice del genoma que forma los 23 pares de cromosomas.

El número y orden en que se organizan estos ácidos (GCTA) en la cadena del genoma, determina, como si fueran palabras escritas con un alfabeto de 4 letras, de qué gen se trata; pudiendo llegar a tener, algunos, hasta dos millones de letras o nucleótidos. Cambiando el orden de estos, o reemplazando cualquiera de ellos, se producen enormes cambios en el organismo.

Los genes producen, con ayuda del ARN (ácido ribonucleico), mediante un complejo proceso biológico las proteínas, responsables de las características del individuo, y de todo el funcionamiento del organismo. Científicos han estimado que existen entre 20 y 25 mil genes diferentes en los cromosomas humanos, pero que solo el 1% de ellos codifican proteínas, y son responsables de las diferencias.

CRISPR (leído crisper) toma su nombre de una particularidad en la secuencia del ADN de las células sin núcleo, o procariotas (las bacterias, por ejemplo), que le permite copiar parte del ADN de los virus e insertarlo en el propio. Con esa información, sintetizan una ‘proteína llamada Cas9’ que identifica el virus, corta su ADN y le introduce el propio, con lo cual lo neutraliza.

Esa particularidad de Cas9 permite a su vez, mezclándola con ARN moldeado en laboratorio, cortar, adicionar o quitar “letras, o conjunto de letras” en la secuencia de ADN de los organismos, y está siendo utilizada para modificar y/o sustituir genes y proteínas en animales y plantas (transgénicos), curar enfermedades, o potenciar alguna característica en particular, que podría hacerse en humanos.

Todo es cuestión de comprender la función de cada gen, y sus proteínas: el Mundo Feliz de la novela de Aldoux Huxley, y el sueño de Adolf Hitler.

Me pregunto, ¿CRISPR podría ser utilizado para acabar con C19, o más bien, logrará que se relajen las barreras morales que impiden aplicarlo?

*Ing. Electrónico, MBA.

TEMAS

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Columna

DE INTERÉS