Columna


Cuando el río suena

LUIS ALBERTO PERCY

11 de junio de 2021 12:00 AM

El 8 de junio de 2021 se publicó una carta firmada por más de 140 organizaciones científicas en donde llaman la atención al gobierno nacional sobre los riesgos de la reactivación económica en un escenario como el que actualmente estamos viviendo.

Y esa preocupación de las organizaciones científicas, que objetivamente dan razones para replantear las estrategias y sobre todo el momento del inicio de la reactivación económica, tiene mucho peso: por un lado, está la ocupación de camas UCI, por otro la cantidad de personas vacunadas y por otro la incapacidad del sistema de salud para abastecerse de insumos y de personal para poder enfrentar en estas condiciones un contagio masivo.

En Colombia, escasea el oxígeno, los anestésicos, los anticonvulsivantes, los guantes, los elementos de protección personal, el dinero de la salud, los integrantes de los equipos sanitarios y en esta coyuntura, enfrentar una nueva ola de contagios derivada de la reactivación y acrecentada por los paros, va a ser imposible.

Es claro que debemos iniciar la reactivación económica, todos necesitamos trabajar y producir, sin embargo, se debe hacer en escenarios medianamente controlados, en donde el remedio no resulte peor que la enfermedad.

A propósito de lo anterior y de escenarios para nada controlados, resulta indignante que a plena luz del día y sin el mas mínimo respeto para con los cartageneros, se celebre un matrimonio de extranjeros en donde como en una película de príncipes, una corte de personajes -seguramente vacunados- paseaba por las calles de nuestro centro histórico sin el más mínimo recato, violando todos los protocolos de bioseguridad que puedan existir.

Era increíble como brincaban y bailaban ante la mirada impávida de autoridades, de curiosos y de una sociedad que lleva ya mas de 92.000 muertos en Colombia y de 1.500 en Cartagena y en donde además cada día se están muriendo en promedio 500 colombianos por culpa del COVID 19.

Me pregunto, ¿Qué podrán sentir los familiares de los pacientes fallecidos por covid?, ¿que sentirán los médicos que día a día están atendiendo en las urgencias y en las UCIs de la ciudad? y ¿qué respuesta darán las autoridades ante este desmadre principesco de reactivación económica y turística? Las respuestas se las dejamos a la conciencia de los responsables del evento de la semana pasada.

Dicen por ahí que cuando el rio suena piedras trae y este de reactivación tiene a 140 organizaciones diciendo: mucho cuidado con las decisiones que van a tomar. Ojalá las opiniones de los firmantes de ese comunicado sean tenidas en cuenta y no se ahoguen en ese río de buenas intenciones que buscan salir adelante en medio de esta crisis.

.

TEMAS