Columna


Cultura ciudadana y cartageneidad

CARMELO DUEÑAS CASTELL

22 de diciembre de 2021 12:00 AM

Las ciudades aparecieron hace más de 10.000 años. Los griegos las consideraron el punto más alto de la civilización; luego Cicerón afirmó que en ellas el hombre encuentra un verdadero sentido de grandeza y otros creyeron, incluso, que era un sitio para ser feliz.

Por estos lares, el caos y el ‘sálvese quien pueda’ reflejarían mejor la realidad urbana. Los primeros intentos de mejoramiento los dio Mockus, en Bogotá. Hubo burlas iniciales. Con premeditada tozudez demostró que era más trascendente la transparencia y la honestidad que megaobras construidas sobre la corrupción rampante. Al final su estrategia de cultura ciudadana rindió frutos. Luego desfilaron alcaldes que hicieron megaobras, pero poco aportaron a los intangibles de Mockus. Ya ustedes vieron la realidad capitalina.

Por décadas hemos mendigado por obras y emprendimientos estructurales que mejoren La Fantástica. Sin embargo, una iniciativa de cultura ciudadana debería ser el eje de nuestro desarrollo y supervivencia. Respeto, solidaridad, confianza, tolerancia, transparencia y sentido de pertenencia, entre otros.

Por estas calendas se presentó el Plan Decenal de Cultura Ciudadana liderado por la Escuela de Gobierno y Liderazgo de la Alcaldía en convenio con el Laboratorio de Cultura Ciudadana de la Universidad de Cartagena.

Cientos de ciudadanos en mesas participativas presentaron ideas y propuestas para transformar Cartagena y generar el sentido de pertenencia y amor que garantice el cambio que pide la ciudad a gritos. Un arduo y largo proceso de creación colectiva basado, entre otras cosas, en: encuestas de percepción ciudadana; mesas de trabajo; espacios pedagógicos de difusión; laboratorios, iniciativas sociales y procesos de acción ciudadana; y estrategias para promover cultura de transparencia. Con ello se obtuvo un documento de 135 páginas que incluye 10 componentes de política pública, 64 metas en diez años, tres líneas de acción y 20 productos que deben facilitar su análisis, mejoramiento, aprobación, implementación, seguimiento y evaluación. La iniciativa ha contado con el apoyo de la academia, fundaciones, empresa privada, medios de comunicación y ciudadanía en general. El documento se encuentra disponible en las páginas escueladegobierno.cartagena.gov.co o en lab3c.co. Cartagena espera que en los próximos dos meses sea alimentado por ciudadanos y organizaciones para presentarlo en marzo al Concejo y que luego sea adoptado como política pública.

Tengo para mí que esta iniciativa es el mejor regalo de Navidad a la ciudad y la mejor antesala a un provechoso 2022. Ya lo decía el político romano: “¿Qué es una ciudad sin la gente? Es cierto que la gente es la ciudad”.

*Profesor Universidad de Cartagena.

TEMAS

  NOTICIAS RECOMENDADAS