De rojos

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

¿Superluna de sangre de lobo? Fenómeno hermoso que muestra el color rojo, deleitando nuestra vista, a los que estemos dispuestos a esperarla para hacerle seguimiento y saborear el eclipse que tendrá lugar en un momento de máximo acercamiento del satélite a la Tierra, por lo que se verá ligeramente más grande, el satélite, en fase de luna llena, queda completamente envuelto en un manto rojizo o anaranjado. Popularmente, este tipo de eclipses se conocen como "luna de sangre". Pero lo cierto es que la luna adquiere una tonalidad rojiza porque la atmósfera terrestre filtra todos los componentes de la luz blanca solar y la luz roja es la única que llega al satélite. Así lo explicó Mario Tafalla, del Observatorio Astronómico Nacional español. Tenemos tantas cosas de las cuales maravillarnos, sería bueno recalcar en este momento que no hay maravilla más grande en el mundo que el hombre, sea visto en su total desnudez, sin ropaje, sin maquillaje, ese ser que es capaz de transformar y engendrar, de evolucionar y crear, de idear e inventar, de proyectar y ejecutar, de avanzar y avanzar. Me quedaría corta ante tantas bondades de lo que es el Ser en sí, el ser humano, el ser alado. Si la ambición no rompiera el saco, si el ansia de llenar los bolsillos no fuera desmesurada, el hombre lograría en su interior un equilibrio necesario para conocerse a cabalidad y poder desenvolverse con ecuanimidad dentro de una sociedad que reclama justicia en todos los sentidos. Hoy prefiero hacerle un reconocimiento a la luna invitándola a que nos bañe con su luz y nos muestre en esas noches de oscuridad, que siempre, siempre, pase lo que lo que pase, estará dispuesta a bañarnos con su magia y a invitarnos al deleite y no al desastre, a disfrutar de la belleza y no de las atrocidades, a respetarnos en esas noches como dice la canción, bajo la luz de la luna, reclinados en el pecho, repartir más abrazos, más besos, mayor comprensión, menos egoísmo. Tanto que podemos dar a los demás con tan poco, un poco de sí mismos eso es todo, pero no, nada nos alcanza, nada nos satisface, nada es nada, siempre vamos por más, no importa a quiénes nos llevemos por delante, lo importante es lograrlo sin interesarnos el otro, porque la sociedad de consumo no nos permite disfrutar de la naturaleza, los astros, los fenómenos físicos que nos regala cada estación, esta sociedad de consumo, nos convirtió en esclavos, solo nos deja leer etiquetas, rotulándonos a diario, subyugados a los aparatos electrónicos, presos de nuestros propios inventos, fabricantes de armas y no de poemas, de mensajes lineales y nada de cartas, violentos, agresivos, asustados, acorralados, poco afectuosos, irresponsables, atrevidos, mentirosos e invadidos por el cáncer de la corrupción. Luna, regálanos tu rojo y báñanos de sabiduría. No más sangre derramada, no más lobos.

*Escritora

TEMAS

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Columna

DE INTERÉS