Columna


Desarrollo naval

La existencia de 32 LCS es objeto de debate público, tienen defensa antimisil y se proyecta instalarles misiles de largo alcance contra buques de superficie.

ALMIRANTE (R) ÉDGAR ROMERO V.

02 de enero de 2019 12:00 AM

Se presenta el caso del desarrollo de los Littoral Combat Ship (LCS), de la Marina de EE. UU., en un programa inicial de 55 buques, en cuyas primeras construcciones su costo era por unidad $US 250 millones y pasó a más de $US 500 millones y retardo en el tiempo.

Se desarrollan dos conceptos: 1. Earned Value Management (EVM) o Gestión del Valor Ganado: es una técnica de gestión que controla la ejecución de un proyecto a través de su presupuesto y de su cronograma. Tiene la capacidad de combinar las medidas de gestión de proyecto: alcance, tiempo y costos; midiendo su desempeño. Hubo fallas en su empleo en la Marina.

2. Conceptos sobre el desarrollo del buque: el modelo para “Freedom” de Lockheed era un ferry italiano y para el “Independence” de General Dynamics (trimarán) era un ferry australiano. En 2008, el New York Times registró: el jefe de Operaciones Navales de EE. UU., dijo: "Creíamos que la variante comercial no estaría tan lejos de lo que necesitábamos. Le diré, que eso fue subestimación" (de la realidad).

Los LCS son de aproximadamente 3300 toneladas, velocidad más de 40 nudos, 65 tripulantes, 2 helicópteros MH-60 Seahawk, cañón 57 mm.

Se anunció inicio de los LCS en 2001, el primero se construyó en 2005, en 2015 pasaron de 52 a 40 y en total 32 existen hasta el 2018.

El LCS es un combatiente de superficie de bajo costo, dotado con módulos de misión "plug-and fight"; y vehículos no tripulados (UV). Desempeña diversos roles cambiando módulos de misión, cada uno con equipo (sistemas de armas, sensores, etc.), vehículos y personal. Los módulos son: guerra antisubmarina, contra minas, guerra de superficie y misiones especiales.

"Pruebas de supervivencia y análisis preliminares en dos variantes de LCS demuestran que ninguna variante de LCS sobrevive en combate de alta intensidad". El director de Operational Test and Evaluation del Pentágono señaló en 2017: Por su diseño, el LCS carece de redundancia y separación vertical y longitudinal del equipo vital. Estas características se requieren para reducir la probabilidad que un solo impacto resulte en pérdida de propulsión, capacidad para combate y capacidad de controlar el daño y restablecer el funcionamiento del sistema".

La existencia de 32 LCS es objeto de debate público, tienen defensa antimisil y se proyecta instalarles misiles de largo alcance contra buques de superficie.

La adaptación de diseño comercial a buque de guerra no funcionó, tampoco nuevas inversiones. Este caso debería ser ejemplo para patrulleras ARC construidas en Colombia que sean diseño comercial.

*Almirante (r) Ph.D

TEMAS

  NOTICIAS RECOMENDADAS