¡Devastación!

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

¡Devastación!

Eso es, ni más ni menos, Hidroituango, hoy o mañana, en manos de los ingenieros o de alguna divinidad, del invierno o del verano, viable o no, eso es: ¡devastación!

De quien, o cualquiera sea la culpa, presidente, gobernador, ministros, alcalde, ANLA, EPM: un fenómeno provocado contrariando con perfidia y dolo las leyes de la naturaleza y de las ciencias: de la física, la geología, la morfodinámica, la hidrología, la hidrografía, la pedología, la ecología, la economía, la sociología, la antropología, el derecho de gentes, en suma: un torbellino de agua desatado tragándose incontenible lo humano.

Que todo sea en nombre y por intercesión, gracia y obra del progreso, del desarrollo y la modernidad, no es verdad, y jamás lo será que toda la responsabilidad, culpa, penalización y reparación que, de manera imperativa demandan las víctimas de Hidroituango, deba descargarse en lo etéreo.

En un... ¡aquí no ha pasado nada!

En un... nunca secamos el río Cauca, jamas horadamos, hasta dejarla exhausta, montaña alguna; nunca desviamos ríos y quebradas, arrasamos bosques, secamos humedales, exterminamos la flora, la fauna, los peces, las nutrias, dantas y guartinajas, las heliconias y los helechos...

Jamás les cortamos las alas al colibrí, ni le cerramos para siempre el pico al loro y a la guacamaya verde y a la oropéndola; jamás ahogamos en sus menudas, emplumadas gargantas, el canto del toche enjalmado y del tucán limón, del hormiguero pico de hacha y del cacique candela y del cucarachero paisa, ni cortamos las flores para que no volvieran a libar las abejas.

Nunca, nadie de nosotros, dirán, escribirán, mandarán a decir y a escribir, a locutar, que aquí había un río, una montaña mansa y sólida y al fondo una undosa quebrada y un macizo de árboles antiguos, casi eternos, poblados de nidos y colores y músicas meciéndose en sus ramas.

De hinojos postrados ante un altar de blasfemias, jurarán no haber visto jamás por estas breñas de arideces perpetuas una sola mariposa batir la levedad del azul de sus alas.

Ni en los atardeceres y albas de las ciénagas de Ayapel y Guaranda, de Achí y San Jacinto del Cauca, podridas ahora por la devastación, divisar sobre el amarillo granulado de los arrozales en siega de otros tiempos, nubes de garzas blancas flotando imperturbables, picoteando una ración inmemorial que el río que nunca, que jamás existió, les traía cada año por estas calendas.

Nadie ose decir, proclamarán sin sonrojarse, que vez alguna hubo aquí un río, un Cauca, de fragoroso peregrinar, por chorreras y rocales, atormentado, indómito y bravío. Ninguno, nunca, un río de absintias aguas quietas.

Jamás, un río del que oyeran decir, fablar, remontar, Aldecoa, Erik Fiúrson, nieto de Leo, - viking de río -.

*Poeta

TEMAS

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Columna

DE INTERÉS