Dinero o vida

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

La elección es obvia e incuestionable. La vida se pierde para siempre, mientras que el dinero se puede recuperar y aumentar; pero en estos tiempos de pandemia, y no tratándose de la propia, la disyuntiva ya no es tan obvia porque están unidas: no se pueden salvar vidas sin dinero, ni se puede perderlo todo por salvarla, porque finalmente también se pierde la vida.

El Gobierno lo ha entendido bien, y ha echado mano de recursos ahorrados en dólares para combatir la epidemia apalancando el sistema de salud, al tiempo que se destina una parte importante de esos recursos a garantizar la sostenibilidad de las empresas y los empleos, amén de proporcionárselos a quienes viven del rebusque y la informalidad, que han perdido sus ingresos con la cuarentena.

No se trata de una emisión que podría crear inflación, sino de una inyección temporal de dinero que compensa los recursos que no circulan por la parálisis de la actividad económica.

La parte más compleja está en la identificación de la población objetivo del llamado ‘ingreso solidario’. Parece una tarea imposible, y la logística muy compleja a pesar de la tecnología. Poder identificar de manera unívoca al mototaxista, al frutero, a la estilista, la manicurista independiente, en fin, a ese sin número de oficios y actividades que proveen el diario a los sectores más pobres, no es fácil. Aunque el Gobierno diga que los tiene identificados y al alcance para hacer las entregas, soy escéptico; pero deseo y espero que acierte, porque las consecuencias de una mala o insuficiente asignación podrían ser muy graves.

Por otro lado, en lo que atañe a la evolución del mal, las estadísticas diarias que se suministran a nivel global en http://coronavirus.app/map, muestran un dato asombroso y esperanzador para el país: Colombia no está entre las naciones más afectadas, a pesar de ser de las más populosas; y tras un incremento exponencial, el día jueves, cumplido el segundo del ‘aislamiento’ decretado por el Gobierno Nacional, se observó una caída desde 92 nuevos casos presentados en las últimas 24 horas, a tan sólo 21, lo cual indica un aplanamiento sustancial en la curva de enfermos, y demuestra que el ‘aislamiento’ si está funcionando.

Después de un inicio caótico el martes (explicable por la inercia) la curva de aprendizaje y aceptación ha sido rápida; la gente se mantiene en sus casas, y no se están presentando aglomeraciones en los centros de distribución de bienes y alimentos esenciales, ni actos de violencia, salvo en el retiro de las ayudas económicas.

Se espera que en la medida que estas lleguen a sus destinatarios desincentivando salir a rebuscarse, el incremento de casos sea menor, y en la medida en que el virus cumpla su ciclo vital, el de enfermos también.

FE, se lee de noche en una agrupación de ventanas iluminadas de la fachada posterior del Hotel Hyatt Regency Cartagena.

Ing. Electrónico, MBA.

TEMAS

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Columna

DE INTERÉS