Diócesis de Sincelejo, 50 años

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Hace poco, la Diócesis de Sincelejo, erigida el 25 de abril de 1969, celebró sus cincuenta años de vida eclesial. Fue una ocasión propicia, no solo para agradecer a Dios el don de la Fe recibida en ese Pueblo que peregrina en la Mojana, la Sabana, el Golfo del Morrosquillo y los Montes de María, sino también el momento oportuno para que Monseñor José Clavijo Méndez, mostrara a su rebaño el camino de la sinodalidad.

El jubileo diocesano tuvo como pedagogía celebrar la cultura del encuentro como lo recomienda el papa Francisco: Una comunidad que peregrinó por el centro de la ciudad testimoniando su fe; la celebración Eucarística, sencilla y sentida, presidida por el señor Nuncio, monseñor Luis Mariano Montemayor, en la cual coronó la imagen del Inmaculado corazón de María patrona de la Diócesis y un encuentro, oportuno, con candidatos a corporaciones públicas.

Estas celebraciones y encuentros, llenaron de sentido y mostraron, en las palabras del señor Nuncio y en el querer del Pastor, los caminos que hay que recorrer, en la santificación del tiempo durante estos días de celebración jubilar:

Un primer camino señalado es el de la gratitud. Dios ha mostrado su gracia en la Iglesia de Sincelejo que durante cincuenta años ha recogido frutos buenos y abundantes de la mano del Inmaculado Corazón de María, modelo de gratitud y de servicio generoso.

Un segundo camino es el discernimiento permanente, en comunión profunda con el Señor, que nos ha de permitir ser dóciles a su voluntad y reconocer su voz, en medio de los desafíos que interpelan la misión y las metas propuestas.

Un tercer camino es mantener viva la esperanza en esta hora que nos toca vivir. Urge retomar el mensaje del libro del Apocalipsis que nos anuncia un cielo nuevo y una tierra nueva en la que no habrá espacio para el desánimo, el conformismo o el pesimismo, sencillamente porque aún falta mucho por recorrer en el camino de la reconciliación y de la paz.

Cabe, en justicia, por cuanto nos exige la memoria agradecida recordar a monseñor Félix María Torres, su primer obispo, como a todos los obispos que han pastoreado esta Iglesia. A los veinte primeros sacerdotes diocesanos; a los 9 sacerdotes religiosos; a las 127 religiosas de seis comunidades, y a aquellos cinco jóvenes seminaristas: Clovis Vergara, Juvenal Pérez, Adalberto Sierra, Laureano Ordosgoitia y Víctor Guevara, todos ellos esperanza confirmada de la naciente Iglesia.

Quiero retomar las palabras del padre Adalberto Sierra, Vicario General, quien dirigiéndose al señor Nuncio y pensando en el futuro de la Diócesis, dijo: “Siempre seremos como la semilla y el arbusto de mostaza, o como el pellizco de levadura en la masa, y le ofreceremos a la humanidad la libertad cristiana y la vida eterna en el nombre de nuestro Señor y Salvador Jesucristo. ¡A Él sea la gloria por los siglos!”

*Vicario de Pastoral de la Arquidiócesis de Cartagena.

TEMAS

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Columna

DE INTERÉS