Columna


El cáñamo

SALVATORE BASILE FERRARA

13 de octubre de 2021 12:00 AM

¿Qué es el cáñamo y para qué sirve? Las semillas de cáñamo son un cereal muy energético con alto contenido en hierro. Son ricas en proteína vegetal que ayuda al desarrollo de los músculos y la regeneración de tejidos. Entre las grasas del cáñamo encontramos ácidos grasos esenciales, como el omega 3, que ayuda a combatir problemas como el colesterol. Y entonces porque demonizaron el consumo de la hierba la producción de cáñamo fue prohibida en los Estados Unidos bajo la Ley de Tasación de la Marihuana de 1937. Todo comenzó en los tiempos de George Washington, quien fue un promotor del cultivo del cáñamo. Una leyenda dice que las misma Declaración de los derechos del hombre está impresa en un papel de fibra de marihuana, y los para barros del famoso Ford T estaban ensamblados de una fibra compacta de puro cannabis. Toda esta campaña contra el cannabis fue orquestada en casa del magnate Randolph Hearst, propietario de infinitas plantaciones de celulosa y el descubrimiento que el papel de fibra cannabis era mucho más barato y que la plantación de celulosa iba a perder su exclusividad, contrataron a un director de pipiripao y le comisionaron una película titulada “Locura Cannabica”, donde se muestran todas las mentiras sobre la marihuana y los efectos sobre hombres y mujeres, especialmente las mujeres fueron el target de estos mercenarios de Hollywood que se prestaron a una campaña tan mentirosa sobre la cannabis.

Sin embargo, existe una esperanza concreta y bien fundada: esta esperanza nos llega exactamente del cáñamo. “Con las materias primas del cáñamo es posible producir, de forma limpia y económicamente conveniente, tejidos, papel, plásticos, pinturas, combustibles, materiales de construcción e incluso un aceite de cocina de muy alta calidad. El cáñamo ha sido, entre las especies cultivadas, una de las pocas conocidas desde la antigüedad tanto en Oriente como en Occidente. En China se utilizó desde tiempos prehistóricos para fabricar cuerdas y telas, y hace más de 2000 años se utilizó para fabricar la primera hoja de papel. En el Mediterráneo ya los fenicios usaban velas de cáñamo para sus barcos. Y en el valle del Po, el cáñamo se cultiva como fibra textil desde la época romana. Mi primer encuentro con el cáñamo tuvo lugar en la primera mitad del siglo XX, eran los tiempos de los boy scout y yo estaba viviendo mi primer viaje scout solo, sin contacto, a pie, y recuerdo haber acampado al pie de unos arbustos, recuerdo el olor acre de los chamizos y una extraña noche al pie de mi primer encuentro del tercer tipo con el cáñamo. Y después aprendí de las cualidades casi milagrosas de la hierba “maldita”.

Y finalmente Colombia se une al mercado mundial del cannabis.

TEMAS

  NOTICIAS RECOMENDADAS