El mejor alimento

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Desde la primaria siempre nos enseñaron que el mejor alimento es la leche materna. Contiene proteínas, grasas, carbohidratos, minerales, vitaminas y muchos nutrientes necesarios. Este regalo de la naturaleza también permite transferir hormonas, factores de crecimiento y otras sustancias fundamentales para los niños. Sin embargo, las ventajas de la leche materna desaparecen cuando de una u otra forma los contaminantes ambientales le son incorporados.

La lista de tóxicos transferidos de la madre al niño en la leche es larga y crece como espuma. Mercurio, plomo, arsénico, componentes de plásticos y hasta radioactividad han sido reportados en muestras del líquido en distintas partes del planeta. Un estudio de investigadores del Programa de Doctorado en Toxicología Ambiental de la Universidad de Cartagena reveló mucho mercurio en niños lactantes de indígenas en el Amazonas colombiano, más de diez veces por encima de lo recomendado para proteger la salud humana.

Lo curioso es que dada la edad de estos infantes, su único alimento es la leche materna.

Los investigadores de la Universidad sugieren cambiar leche materna por leche en pote y reemplazar el pescado como fuente principal de proteínas para los indígenas, aunque garantizar estas acciones será una cruzada larga y tormentosa, en donde el Bienestar Familiar e instancias del Gobierno deberían participar de forma eficiente.

El mercurio en la leche materna de nuestros compatriotas quizá viene de varias fuentes, siendo la minería del oro una de las más importantes, dado que el proceso ocurre en balsas rústicas sobre el cauce del río, liberando los residuos a los sedimentos. Una fracción del metal pesado también podría venir de la parte alta de la cuenca del Caquetá, donde la destrucción por minería y deforestación es masiva, como se ve en Google Earth. 

Los consumidores debemos preguntarnos por la calidad de nuestros alimentos. ¿Tendrán plaguicidas, antibióticos o metales pesados?   Es urgente tener un laboratorio especializado para evaluar los productos que entran al país, así como generar políticas a favor de producir alimentos en la región y vigilar la venta y uso de plaguicidas, entre otras sustancias que pueden llegar a la leche materna y a nuestra mesa. Al final, en el ciclo de los tóxicos, todos los caminos de la cadena alimenticia conducen al hombre.

*Profesor

@joliverov
 

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Columna

DE INTERÉS