Columna


El perro
que habla

JAVIER RAMOS ZAMBRANO

24 de septiembre de 2023 12:00 AM

“Mami, el perro que habla, mami...

Y se llama Lucas, Lucas

Y repite todo, todo...

Lucas ven, Lucas di (bis)...

Si yo digo guze... ‘guze’

Si yo digo pase... ‘pase’

Si yo digo suipi... ‘suipi’

Si yo digo vaye... ‘vaye’

Si yo digo napo... ‘napo’

Si yo digo wipi... ‘wipi’

Si yo digo siza... ‘siza eh, siza oh, siza eh, siza ohhh’.

Cuida’o con el perro que habla...”.

(Cándido Pérez. El Perro Que Habla).

Hola (guao), estimado lector. Soy Lucas, “el perro que habla” (y como ven, también escribo). Acabo de llegar de Alemania, donde fui noticia tras aparecer el 8 de septiembre en el metro Potsdamer Platz de Berlín, junto con una “manada” de amigos “caninos” que nos reunimos a ladrar y a aullar.

Nunca imaginé que ese encuentro se iba a tomar las redes sociales y los principales titulares de los medios de comunicación en la web: “Una ‘manada’ de humanos se identifica como perros y reclama su derecho a ser reconocidos como tales”, tituló el portal 20 Minutos. “Grupo de jóvenes en Alemania exige ser reconocido como ‘perros’”, destacó Telemedellín. Semana no se quedó atrás: “Multitud de jóvenes alemanes piden ser ‘reconocidos’ como perros, ¿con qué fin?”. Y así, otros diarios digitales publicaron y lo convirtieron en tendencia al subir el video a Instagram, Facebook, TikTok, X, Y y Z.

En ese video viral, aparezco disfrazado y con una máscara alusiva a un perro dálmata, mi aullido se confundía entre el coro de mis amigos ‘perrunos’, y sí, también simulaba estar en ‘cuatro patas’. Pero les confieso que quedé patas arriba al ver los comentarios. Algunos, en su ignorancia, lo confundieron con un tema de identidad de género, cuando en caso de que fuera cierto, se debe denominar transepecie. Otros se hacían preguntas jocosas, por ejemplo, si en caso de enfermarnos ¿íbamos al veterinario?, o si teníamos sexo con un ‘humano’ ¿lo podíamos acusar de zoofilia?, o simplemente dudaban si levantábamos la pierna (pata) a la hora de ir al baño.

Pero no, ni lo uno ni lo otro; todos estos medios cayeron en una fake new y, o no se han dado cuenta, o no les importa rectificar, sino seguir aumentando los clics de los lectores incautos que lleguen por los motores de búsqueda (principalmente Google) o cuando simplemente el algoritmo decida el momento en que les va a aparecer en su dispositivo electrónico.

Les cuento que yo no quiero ser ‘reconocido’ o ‘identificado’ como perro (ni ninguno de mis compañeros). Simplemente estábamos celebrando un evento (lo hacemos cada septiembre en Berlín) que se llama Folsom Europe, donde siempre nos disfrazamos de perro con motivo fetichista; además, hacemos una caminata, esta vez fuimos unos 400. Como bien explica Puppy Play Spain: es una acción de puppy play, un tipo de petplay (un juego de roles sexuales), donde un participante toma el papel de un animal, lo que significa que adopta la personalidad y mentalidad de este, en este caso, de un perro. Petplay Colombia, por su parte, aclaró que el petplay y el puppy play no tienen relación alguna con la idea de ser transespecie, ni implican una transformación real en animales. Por lo anterior, exigió a los medios de comunicación corregir el error y ofrecer disculpas públicas a quienes, como yo, hemos sido afectados por tamaña desinformación.

¡Definitivamente, esto de las noticias falsas es una perrería!

*Periodista y Profesor. Magíster en Comunicación.

Comentarios ()

 
  NOTICIAS RECOMENDADAS