Columna


El Plan Titán 4

Christian Ayola

30 de noviembre de 2023 12:00 AM

En buena hora el alcalde electo Dumek Turbay Paz ha escogido al General (r) Carlos Ernesto Rodríguez Cortés, uno de los más experimentados y distinguidos oficiales que ha tenido la Policía Nacional, como impulsor de su estrategia de seguridad Titán 4, con la que se pretende reducir índices de criminalidad disparados en los últimos años en Cartagena; que no van de acuerdo con el reconocimiento internacional como uno de los mejores destinos turísticos, ni con la amabilidad tradicional de sus habitantes.

La violencia, factor primordial relacionado con la inseguridad, ha sido estudiada desde diferentes disciplinas, la sociología, la psicología social, la criminología, la psiquiatría forense, la economía y hasta por las ciencias de policía, por ser estos servidores a quienes les corresponde contrarrestar el delito y al mismo tiempo participar en su prevención. Cartagena seguramente contará no solo con la voluntad política del alcalde y del Concejo Distrital, sino también con el comercio, la industria y los gremios de producción, especialmente del sector turístico, tal vez el más amenazado directamente por este flagelo.

Dumek y los ciudadanos tenemos la suerte, además, de tener al frente de la Policía Metropolitana a un excelente y bien calificado oficial, el Coronel Warlington Waldrón Waldrón, quien está próximo a recibir su ascenso a General, es decir, tendremos dos curtidos generales, quienes, con la colaboración de la Armada Nacional, la Fiscalía y los jueces penales, darán su fruto para tranquilidad y convivencia de todos.

Hay otros actores que no pueden quedar por fuera de tan interesante experiencia, como lo son la academia con sus estudios del tejido social y la psicología desde lo individual, pero de todos los actores el principal es el ciudadano. Sin cultura cívica, ni con la participación de los mejores especialistas en el crimen, una sociedad podría mejorar sus indicadores del delito, por supuesto sin olvidar el marketing y la publicidad del plan, que conllevan a posicionar en la mente de todos nosotros que está ocurriendo un cambio. En la mente, es allí, donde se producen los cambios de paradigma, la realidad no solo se transforma desde políticas constructivistas, sino que es fruto del construccionismo social. Debe haber una nueva mentalidad del ciudadano, de cero tolerancia con el delito; no se trata de masacrar al atracador o al fletero, como vemos que frecuentemente ocurre por indignación de ciudadanos que acuden a la violencia. Hay que dejar que operen, a quienes la Constitución y la Ley ha encargado. Cada vez que un capturado es maltratado, el juez podría presumir, así no sea verdad, que la Policía no cumplió con el deber de proteger su integridad y posiblemente pueda dejarlo en libertad, al agredirlo nos deshumanizamos y le hacemos juego al delito.

*Psiquiatra.

Comentarios ()

 
  NOTICIAS RECOMENDADAS