Columna


El poder del mensaje

JAVIER RAMOS ZAMBRANO

02 de mayo de 2021 12:00 AM

“Hasta en la sopa”, diría mi abuela, se encuentra uno el mensaje del alcalde de Cartagena, William Dau, de acabar con la corrupción y las malandrinadas que por tantos años le han hecho daño a la ciudad. Fue su principal propuesta de campaña y sigue siendo la bandera en su administración, a la que también le ha tocado “tragarse varios sapos”.

Solo basta con que anuncie en sus redes sociales que va a denunciar a alguien, con pruebas o no, para llamar la atención de miles de ciudadanos. Pasó recientemente en el caso relacionado con la crisis financiera de Transcaribe, cuando habló de quienes estarían detrás de un sabotaje para que el SITM no se salve. Tanta es la expectativa del cartagenero, que aunque empiece una hora tarde con su transmisión, ya unas mil personas lo esperan en vivo, en Facebook.

Si hacemos un recorrido por Cartagena, de punta a punta, son innumerables los avisos en paraderos y vallas que de ese mismo tema nos encontramos; también abundan en las estaciones de Transcaribe. “Pa’ afuera los malandrines corruptos en la administración. Denuncia y no seas cómplice de los malandrines”. Hay de varios estilos, algunos con una imagen de una trampa para ratas, u otras con una empanada de huevo mordida con el mensaje: “Pellízcate Cartagena. Cuando le pegan la mordida a los contratos, se roban el desarrollo de la ciudad”. También nos topamos con un par de lápices: “¡Nos quieren ignorantes! Pero no vamos a permitir que los malandrines se roben la educación de nuestros hijos”. En todos se puede ver, en la parte inferior, en letra más pequeña, un correo electrónico para denunciar casos de corrupción: transparenciayanticorrupcion@cartagena.gov.co. Allí escribí, no para denunciar, sino para preguntar cuántas han recibido, y si sirvieron para algo. Me contestaron lo siguiente: “Hasta el momento hemos recibido 147 denuncias ciudadanas, con implicaciones disciplinarias, fiscales y penales sobre asuntos relacionados con construcciones de obras ilegales, contaminación auditiva, invasiones ilegales, obras inconclusas y de salud”. Dicen que están trabajando con la Fundación Julio Santo Domingo en una segunda parte de esa campaña (¡Pellízcate Cartagena!), “próxima a salir”, para promover el canal de denuncias con los ciudadanos y llamar la atención de los funcionarios a que sean transparentes. “Aún estamos haciendo seguimiento para tener un panorama claro de las acciones correctivas que se han tomado desde cada dependencia frente a cada hecho denunciado”.

Recibir cerca de 150 correos, no es poca cosa. El alcalde, sin duda, ha despertado ese interés. Urge aprovechar esa capacidad de convocatoria para también dar mensajes pedagógicos sobre la importancia de cuidarnos contra el COVID, hay muy pocos y nada creativos. Este es el momento.

*Periodista. Magíster en Comunicación. Twitter: @javieramoz.

TEMAS