El primer año

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

El mes de agosto de 2019 pasará a la historia como el mes en que se cumplió el primer año del gobierno del presidente Iván Duque. Durante lo que va corrido de agosto se han presentado un sinnúmero de informes de gestión de ministerios, corporaciones, agencias del Estado y por supuesto de las superintendencias.

Llama la atención el informe presentado por el superintendente Nacional de Salud, Fabio Aristizábal, en donde de manera muy clara muestra los logros obtenidos durante estos 12 meses al frente del organismo de control.

Estos logros se podrían agrupar en cuatro puntos fundamentales que resumen las principales funciones del ente de control: los controles al sector asegurador, los controles al sector de los prestadores, el acercamiento y seguimiento a las peticiones, quejas y reclamos de los usuarios del sistema y, por último, las actividades llevadas a cabo para poner de acuerdo a aseguradores y prestadores sobre uno de los problemas principales del sector salud: la falta de flujo de recursos.

Si miramos el primer punto, que se refiere al control realizado por la Superintendencia en torno al cumplimiento de las obligaciones de los aseguradores con el sistema, se observa una dinámica muy diferente a la que estábamos acostumbrados. La Supersalud durante este primer año ha logrado grandes avances en cuanto al control de los aseguradores.

Prueba de ello son las múltiples sanciones impuestas a EPS por incumplimiento de sus obligaciones; las restricciones y medidas preventivas impuestas a 19 EPS que incluyen la imposibilidad para tener nuevas afiliaciones; la salida de algunas EPS de departamentos como Magdalena, Huila, Valle, Córdoba y Bolívar, y la liquidación de EPS que definitivamente no tenían la posibilidad de brindar una atención de calidad a sus usuarios. Estas medidas influyen de manera positiva en las condiciones de vida de los afiliados al sistema, al garantizarles un traslado hacia aseguradores que les brindan las condiciones necesarias para acceder a una atención digna y con calidad.

El segundo punto, que tiene que ver con el control hacia los hospitales y clínicas, también ha mostrado avances importantes; hoy en día la Supersalud es una entidad robusta que tiene la posibilidad de controlar a los prestadores, garantizándoles a los pacientes una atención digna, segura y con calidad. En este momento hay 11 hospitales en el país intervenidos por la Supersalud y los logros obtenidos a través de estas intervenciones son evidentes. No solo se ha garantizado la prestación de los servicios sino que se han logrado grandes avances en temas como gestión de servicios hospitalarios, mejora de procesos, crecimiento de áreas, atención humanizada y control de los recursos propios del sistema de salud.

El tercer punto tiene que ver con la cercanía que la Supersalud ha logrado establecer con los usuarios. Si bien las necesidades de los usuarios son infinitas y los recursos del sistema limitados, la Super ha logrado estar al pie de las necesidades de los usuarios y sin duda cada vez sus acciones son más efectivas y eficaces. Hoy en día los pacientes ven a la Supersalud como un ente que vela por sus derechos y que controla las prácticas inadecuadas a las que le declaró la guerra el actual superintendente.

Por último, la Superintendencia ha velado por garantizar el flujo de recursos hacia los prestadores. Cada vez es más notorio el control en la utilización de los recursos del sistema, el seguimiento a los giros, el control hacia las instituciones aliadas o que hacen parte de los grupos empresariales asociados a algunas EPS y que tenían trato preferencial al momento de los pagos; y el control de la integración vertical que tanto daño le ha hecho al sistema de salud y que en el pasado causó escándalos tan sonados como el del grupo de empresas asociadas a Saludcoop EPS. El sistema de salud colombiano requiere que sus recursos limitados sean distribuidos de manera equitativa entre todos los actores y que no haya intereses o preferencias de ningún tipo que busquen beneficiar a terceros a expensas de los dineros de la salud.

Cambiar la salud en Colombia no es tarea fácil, tampoco existe una fórmula mágica para lograrlo y el sistema se había habituado a prácticas no adecuadas que en muchos casos perjudicaban a sus usuarios. La tarea desarrollada por el ente de control hasta ahora es meritoria, aún le falta mucho camino por recorrer al superintendente Aristizábal pero va por buen camino, ojalá que junto con el ministro de Salud puedan seguir adelante con esta maratónica tarea, los colombianos se lo merecen y se lo van a agradecer.

TEMAS

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Columna

DE INTERÉS