El verdadero problema con el Galaxy Fold

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Solo con los rumores fui feliz. El hecho de que Samsung tuviera la batuta de la innovación para crear el primer celular de pantalla plegable era para mi tan emocionante como la promesa de no tener que hacer más filas para comprar celular. Recuerdo lo orgulloso que salí de la tienda cuando compré mi primer Galaxy II.

Cuando anunciaron el Fold, simplemente fui feliz de vivir en un mundo donde existieran esta clase de dispositivos.

Y entonces... el horror. Los periodistas, expertos y youtubers recibieron sus unidades de evaluación y a las horas todo empezó a salir mal. Protectores sin advertencia de que no debían retirarse y el crecimiento espontáneo de una especie de chichón en la pantalla. Las redes sociales se encargaron del resto.

Pero más allá de que Samsung utilizara a los críticos del mundo como sus “beta testers”, hay un problema que tiene mucho más que ver con cómo esta multinacional se maneja como empresa y toma decisiones. Desde la manera en que ofertó el dispositivo hasta sus comunicaciones. Este era un celular para personas con un gusto por la tecnología demasiado alto que quisieran tener una experiencia de “early adopter”. Sin embargo, Samsung manejó el Fold como premium a tal punto que su precio inicial ronda los 1.900 dólares. Cuando ofreces un producto por esa cantidad de dinero, más vale que tengas algo confiable, duradero y con las últimas piezas de tecnología disponibles en el mercado. ¿Imaginas comprar este celular y que se dañe el mismo día? Ni siquiera la persona más rica del planeta estaría feliz.

Y para ponerle la cereza al pastel, un periodista le preguntó a la compañía si retrasarían el lanzamiento al mercado por todo el revuelo con los evaluadores y Samsung respondió con un rotundo no. Un par de días después se anunciaba lo contrario.

Puedo entender que Samsung se sienta un poco abrumado porque en los últimos años cierta empresa china anda pegándole primero al palo, pero nada de eso vale el prestigio.

Volvamos a pasar la página y esta vez regresemos a las bases de hacer tu propio trabajo sin mirar al de al lado y apresurarse a entregar el trabajo mal hecho porque ya el vecino va a entregar examen. Realmente espero volver a salir orgulloso de la tienda con una bolsa de Samsung en la mano.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Columna

DE INTERÉS