Columna


Eliminación de la violencia

GIL ALBERTO FALCÓN PRASCA

20 de noviembre de 2020 12:00 AM

El Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer se conmemora anualmente el 25 de noviembre para denunciar la violencia en contra las mujeres en todo el mundo y reclamar políticas en todos los países para su erradicación.

Se trata de un problema social presente tanto en el ámbito doméstico como en el público, en diferentes formas, física, sexual, psicológica, económica, cultural y otras, y afecta a las mujeres desde el nacimiento hasta las mujeres de edad avanzada.

La violencia contra mujeres y niñas es de las más extendidas, persistentes y devastadoras del mundo, con impunidad a los perpetradores, el silencio, la estigmatización y la vergüenza que sufren las víctimas.

La violencia se manifiesta de forma física, sexual y psicológica e incluye violencia por el compañero sentimental (violencia física, maltrato psicológico, violación conyugal), el feminicidio muy disparado en Cartagena y el departamento de Bolívar.

Violencia sexual y acoso (violación, actos sexuales forzados, insinuaciones no deseadas, abuso sexual infantil, matrimonio forzado, acecho, acoso callejero, acoso cibernético, trata de seres humanos (esclavitud, explotación sexual).

Los efectos psicológicos adversos de la violencia contra las mujeres y niñas, las consecuencias negativas para su salud sexual y reproductiva, afectan a las mujeres en toda etapa de sus vidas, que demandan apoyos de políticas públicas del Estado.

Las mujeres que se identifican como lesbianas, bisexuales, transgénero o intersex, las migrantes y refugiadas, las de pueblos indígenas, afros o minorías étnicas, mujeres y niñas con el VIH, con discapacidades y aquellas en crisis humanitarias.

La violencia contra la mujer es una causa de muerte e incapacidad entre las mujeres tan grave como el cáncer, el COVID-19, demanda de hospitalización y tratamientos mayores que los accidentes de tránsito en motocicleta y los atracos a mano armada.

Las desigualdades en el trabajo, la brecha salarial que aumenta la informalidad y el desempleo, indican que no están en igualdad de condiciones, por lo que piden una reparación, con enfoque diferencial para las mujeres.

Las centrales obreras insistimos en la activación efectiva del Plan de Prevención de Violencias de Género en Cartagena y en el departamento de Bolívar, a adoptar medidas prioritarias para preservar la vida y la integridad de las mujeres víctimas.

El miércoles 25 de noviembre del 2020, desde las 5 p. m., en la Plaza de La Paz, las organizaciones de mujeres, las centrales obreras y de pensionados, realizaremos un plantón exigiendo no más feminicidios y violencia contra la mujer.

*CUT BOLÍVAR.

TEMAS