Columna


En juego Grado de Inversión

MARIA CAMILA SALAS

05 de mayo de 2021 12:00 AM

Aunque mucho se ha hablado de la reforma tributaria en estos días, sin duda uno de los temas más sensibles es la posibilidad de perder el grado de inversión. Muchos se preguntarán o no se percatan cómo a los ciudadanos del común puede afectarlos que el país pierda el grado de inversión.

El grado de inversión es la calificación que otorgan a un país las agencias calificadoras de riesgo crediticio como Fitch Ratings, JP Morgan, Standard & Poor’s y Moodys, que califican la deuda gubernamental y la distribución de la renta, entre otros. Estas agencias dividen por grupos a los países, en los que poseen grado especulativo y los que poseen grado de inversión. Así mismo, dentro de cada uno de estos dos grandes grupos están las ‘notas’ atribuidas que pueden ir desde D (la más baja) dentro del grupo especulativo, así como la BBB- (la más baja) dentro del grupo de grado de inversión. Actualmente Colombia ya se encuentra con la calificación más baja dentro del grupo de países con grado de inversión con BBB- , y no podemos darnos el lujo que nos quiten el grado de inversión y pasar al grado especulativo, donde están clasificados por Standard & Poor ́s países como Líbano (B), Argentina (B+), Bolivia(BB), Venezuela (C), entre otros. Mientras en la categoría de Grado de Inversión se encuentran países como Panamá (BBB), México (BBB-), Brasil (BBB-), China (AA-), Estados Unidos (AA+), Francia (AA+), Reino Unido (AAA), entre otros.

Si el país pierde el grado de inversión esto encarece la deuda y para los inversionistas extranjeros dejará de ser atractivo invertir en Colombia y por ende en cualquier región del país, por la falta de confianza de estabilidad financiera y jurídica. Esto se traduce a una financiación más costosa, con un impacto directo al país y que aterrizado a la gente significan mayores tasas de interés. Ahuyentando la inversión, se traduce en menos empleos, menos infraestructura, menos exportaciones y sigue la cadena de efectos en el desarrollo económico y social de nuestro país y regiones.

Tenemos la certeza que con un consenso de los diferentes actores políticos y sociales con una nueva reforma tributaria, logramos aproximarnos a conseguir el 1,4% del PIB equivalentes a $14 billones como lo ha manifestado el nuevo ministro de Hacienda, José Manuel Restrepo, y esperamos que los tiempos nos den para que con un proyecto de ley aprobado, las agencias de riesgo revisen la calificación crediticia de nuestro país generando la confianza inversionista que en los últimos años nos ha caracterizado en Colombia y logremos sortear los efectos de esta pandemia.

Directora Ejecutiva Invest in Cartagena

TEMAS