Columna


¿En qué mundo viven?

SOQUI RODRÍGUEZ

27 de noviembre de 2021 12:00 AM

Estados Unidos advierte sobre los peligros de viajar a Cartagena y esto causa extrañeza a la administración distrital y en especial al Secretario del Interior, David Múnera. La realidad es que sorprende más su reacción ante esta información suministrada por el gobierno norteamericano, que lleva explícitas las zonas en donde ha habido hechos delictivos. La misión diplomática es enfática en recomendar precauciones en áreas con poca presencia policial y calles estrechas.

El Secretario responde que este año hemos recibido más de 200 mil extranjeros que han paseado por toda la ciudad sin hechos representativos de hurtos. Me pregunto... ¿resaltar las cifras de los que se libran de robos, es la forma de demostrar la seguridad de la ciudad?, ¿dónde están los datos de los atracos, hurtos a mano armada, prostitución infantil, abusos de taxistas y muchos actos delictivos que sufren los turistas y los locales?

Inexplicablemente el alcalde y el comandante de Mecar lo apoyan diciendo “Cartagena es un lugar seguro”. Sin embargo, según Cartagena Cómo Vamos, en 2020 aumentaron las muertes violentas principalmente por homicidios, pasando de 197 casos en 2019 a 232 en 2020. Hasta el 31 de julio de 2021 se habían registrado 262 muertes. En lo que va del 2021 se han registrado más de 129 casos de homicidios en Cartagena y hasta el 31 de julio de 2021 se habían asentado 236 casos por presuntos delitos sexuales.

En El Corralito los problemas de inseguridad no son exclusivos de una zona; pero es evidente que se concentran en la Localidad de la Virgen y Turística. Nadie se salva. La gran cantidad de raterías y asesinatos a la fecha perfilan al 2021 como un año violento. La ola de inseguridad no para en Cartagena. Cada día se conocen nuevos videos de atracos, homicidios y hechos que demuestran que la situación de orden público en la ciudad no está bien. Hace días la procuradora Margarita Cabello aseguraba (luego de una reunión con autoridades) que la sensación de inseguridad en Cartagena es latente y pidió redoblar esfuerzos para combatirla. Añadió: “Se realizan muchos consejos de seguridad y pocas soluciones efectivas, se necesita que se tomen decisiones, se ejecuten y se cumplan”.

Realmente no precisamos que nadie nos lo diga. Todos conocemos algún amigo, familiar o vecino que ha sido víctima de maleantes. Las motos se han convertido en perfecta herramienta para escapar y muchos barrios no las quieren circulando por sus calles. La ciudad NO se siente segura, aunque nuestras autoridades digan lo contrario. Su actitud es preocupante. No da tranquilidad oírlos justificarse. Sería más convincente que mostraran estrategias de seguridad ciudadana. Hay que fortalecer la vigilancia, aumentar el número de policías y ser más asertivos en la captura de delincuentes.

TEMAS

  NOTICIAS RECOMENDADAS