¿En quién confiar?

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

“Lo que empezó como un amor intenso terminó en tragedia y en suelo extranjero”. –Chilena asesinada- Cuando se leen noticias escabrosas, no nos queda más que sentir dolor y repugnancia ante los hechos. Uno entre mil de los casos que vivimos a diario en el mundo y en Colombia que son el libreto de misterio repetitivo y, que además sirven para sacar series televisivas y películas, me hace reflexionar sobre el degenere de la esencia del ser humano y en lo que nos estamos convirtiendo. Aunque bien me parece estar escuchando las frases “no somos todos, no se puede generalizar”, el tema de la ética, de los valores y la moral que van encadenados se fue por el precipicio y nos está succionando de manera impresionante. Si bien es cierto que la educación en la escolaridad es un factor decisivo en el acompañamiento de los hijos y niños que conforman la sociedad, es importante reconocer que la casa es el calor, la estructura, el núcleo y todo lo que arropa a una criatura y a todas las personas que la habitan. El amor todo lo mueve, todo lo puede, todo lo impulsa, desgraciadamente vivimos en un siglo de hogares disfuncionales, en la que los conflictos, la mala conducta, y muchas veces el abuso por parte de los miembros individuales se producen continua y regularmente, lo que lleva a otros miembros a acomodarse a tales acciones. Preocupa que cada vez más se acreciente este flagelo. A veces los niños crecen en tales familias con el entendimiento de que tal disposición es normal y continúan con esos comportamientos porque es lo que ven y se habitúan a cometer las mismas acciones, creyendo que todo es normal porque eso fue lo que vio durante su desarrollo y crecimiento. ¿En quién confiar? Las conductas las vemos en una diversidad de situaciones con la agravante de tener el ejemplo en casa. Y entonces, ¿qué hacer con la corrupción? ¿qué hacer con mi voto? ¿qué papel desempeñar dentro de una sociedad que empuja a la castración, a la deshonestidad, al escepticismo e incluso al miedo constante? Debe haber una reforma y acceso a extracurriculares en los barrios, comunas, corregimientos donde coexista la oportunidad de poder desarrollar los talentos sea real y cierta, bajo la dirección de personas capaces que guíen a los niños y jóvenes canalizando su mirada hacia logros positivos en beneficio individual y de colectividad. Cada gobierno puede pensar en eso y es por eso que invito a nuestro próximo alcalde a pensar y soñar con cada barrio en llevar a cabo proyectos que sean útiles para Cartagena. Cada ser humano que se interiorice en el bien, libre de oportunismos, chantajes, corrupción, es alguien que edifica y a través de su rol contribuye al progreso. Sí se puede. Quiero confiar.

*Escritora

TEMAS

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Columna

DE INTERÉS