Columna


Entrevistando la democracia

JORGE RUMIÉ

18 de septiembre de 2020 12:00 AM

Agradezco públicamente que ‘la Democracia’ (LD) me hubiese aceptado el llamado que le hice para entrevistarla. No hay figura política más importante que ella y me duele tanto verla como la venimos maltratando en el país.

Jorge Rumié (JR): Señora LD, me preocupa su semblante y la forma como viene caminando. ¿Estás enferma? LD: La verdad, JR, que me siento desmoralizada y con ganas de retirarme. Conmigo pasa lo mismo que con el agua, los buenos amigos o la salud: como siempre estamos disponibles, nadie nos valora, y cuando desaparecemos, ahí nos damos cuenta de lo importantes que somos para la vida, pero ya es demasiado tarde. Fíjate lo que pasó en Cuba, Venezuela o Nicaragua: cuando se pierde la democracia, luego es muy difícil recuperarla. La gente, que en términos generales es buena y quiere lo mejor para su país, es fácilmente manipulable. Se dejan engañar con utopías llenas de falsas verdades. La historia ha demostrado hasta el cansancio que las personas más engañadas por la izquierda radical, son casualmente las más afectadas.

JR: ¿Por qué piensas que se dejan engañar tan fácilmente? LD: Porque el discurso ya está inventado y los robadores de democracia lo saben. Por un lado, los victimizan y por el otro les prometen cosas que el comunista sabe que jamás podrá cumplir. Es el cinismo total, pero eso vende. Por eso digo, revisen la historia y no traguen entero. Hoy la memoria histórica está disponible en internet, hasta que llega el comunismo y la elimina. A ellos no les interesa el pueblo. Les interesa el poder, para perpetuarse en él. No lo digo yo: estudien simplemente los casos de Castro, Chávez y Ortega.

JER: Pero LD, si la mayoría te queremos, ¿por qué no salimos a defenderte? LD: Es que la gente tiende a bloquear lo que le incomoda. ¿Cuándo un venezolano se imaginó que su país sería tomado por el comunismo? ¡Nunca! El statu quo siempre será la forma más cómoda de reaccionar. Piensan que “aquí eso no va a pasar” y viene la negación. Esa es mi preocupación.

JER: ¿Y qué piensas del caso chileno? LD: Bueno... ¿cómo serán de exitosas las manipulaciones de las redes sociales y las mentiras de los comunistas, que el país más próspero de América Latina, ahora está en peligro, también. Aquí la estrategia es continental y la indiferencia de las mayorías está permitiendo que las minorías se tomen el poder. Perder los derechos civiles y la democracia, es la peor tragedia. ¿Qué de bueno puede tener un proyecto político que se nutre del odio al prójimo y de incendiarlo?

TEMAS