Equidad, Ingresos y Riqueza

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

El “Pacto por la Equidad”, hoja de ruta del gobierno del presidente Duque, no debe repetir la historia de los últimos 60 años, cuando las estrategias de los gobiernos no disminuyeron las grandes desigualdades de nuestra sociedad.

Nuestros planes de desarrollo en ese periodo incluyeron preocuparse por la pobreza y por las grandes desigualdades de la sociedad colombiana. Con distintos enfoques y énfasis sobre sus causas, y diferentes estrategias para combatirlas, todos se plantearon disminuirlas, con resultados mixtos: hubo reducción de la pobreza y hubo acceso a servicios básicos, mejorando la calidad de vida de los pobres, pero aumentó la desigualdad en la distribución del ingreso, según el índice Gini, que hoy es peor que en la década de los 80 del siglo pasado. El Gini de la riqueza de los hogares es 0,81 (tierra, propiedad raíz y activos financieros), peor que el del ingreso, lo que además genera rentas de capital que incrementan la desigualdad en los ingresos.

Las estrategias de los gobiernos anteriores fueron insuficientes e ineficientes para reducir las desigualdades sociales. Insuficientes porque enfatizaron en ampliar la cobertura de servicios básicos y transferencias monetarias y porque ningún gobierno se preocupó por atacar, ni siquiera medir, una de las causas estructurales de la desigualdad: la concentración de la riqueza. Ineficientes porque el gran esfuerzo en gasto público tendría mejores resultados si se hubiera disminuido la desigualdad y si los frutos del crecimiento se hubieran distribuido de forma equitativa.

La aparente contradicción en los resultados de las políticas sociales muestra las distintas dimensiones de la desigualdad social y la necesidad de políticas diferentes para reducirlas.

Una es la desigualdad en el acceso a los bienes y servicios básicos, que expresa la pobreza; otra es la desigualdad en la distribución del ingreso, que refleja cómo se reparten los frutos de la actividad económica, y una tercera es la desigualdad en distribuir la riqueza, que depende de la acumulación originaria y los procesos de reproducir el capital.

En el reciente libro “La Desigualdad en Colombia”, varios autores analizamos estas distintas dimensiones de la desigualdad, su evolución en Colombia y sus principales causas, e hicimos propuestas para disminuirla.

Central al libro es la tesis de que una sociedad solo puede lograr mayor justicia social y construir la equidad de una manera eficaz, y sobre todo sostenible, con políticas que combatan estas tres dimensiones de la desigualdad social. Los nuevos retos de la robotización y la cuarta revolución industrial hacen más urgente esta perspectiva.

Lo conocido del “Pacto por la Equidad” se centra de nuevo en la igualdad de oportunidades, sobre todo a través de servicios públicos de calidad. Es un objetivo importante que algo puede mejorar la distribución del ingreso, pero que como los gobiernos anteriores, ignora la grave y creciente concentración de la riqueza. Aún hay tiempo de corregir esa falencia.

*Economista

TEMAS

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Columna

DE INTERÉS