Estafa frustrada

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Cuenta Pedro, que decidió vender su celular colocándolo en varios sitios de la web, entre ellos OLX, pagando un cargo para darle visibilidad. A los pocos días recibió un mensaje de alguien interesado en un canje, que rechazó, y otro que pidió su número telefónico para negociar. Acordaron la suma, y este solicitó una cuenta bancaria, y la dirección donde recoger el equipo.

En cuestión de minutos llamó para informar la consignación, y entró en una actitud de ansiedad que Pedro interpretó como la desconfianza propia de quien no está acostumbrado a hacer negocios a distancia. Consultó en la banca móvil, y efectivamente ahí estaba la consignación, pero habían descontado una suma por la transferencia que le reclamó al cliente, y que este prometió pagar. En menos de 5 minutos ya había en la puerta del edificio un taxi, y el comprador excesivamente alterado le pedía por teléfono que le entregara rápido el celular.

En el tiempo que le tomó vestirse para bajar al primer piso del edificio, le llegó un mensaje SMS del Banco Davivienda anunciado una consignación en cheque por el valor acordado. Pedro se sorprendió, pues los cheques están en desuso, y llamó al comprador para decirle que no podía entregarle el equipo hasta que el cheque no hiciera canje. Este aún insistió en que podía enviar la tarjeta de la empresa, hecho que para Pedro no era garantía de nada. Colgaron sin mayor preocupación. Era viernes, tocaba esperar hasta el lunes. El cliente en su desespero le había pedido a Pedro que lo retirara de OLX, porque ya la venta estaba acordada, y así lo hizo.

Ya con más calma, Pedro comenzó a hacer un análisis de lo sucedido, porque encontraba cosas raras. En OLX se había identificado como Carlos, pero cuando hablaron, como José; en WhatsApp tenía una foto de una persona joven con tres hijos, y una bonita esposa en un frente de agua que se confundía con el paseo peatonal de Bocagrande, pero que no era; el desespero lo delataba. Lo llamó para salir de dudas, pero no respondió; le escribió al WhatsApp, pero solo lo leyó varias horas después, y no respondió. Al rato, desapareció del todo.

Pedro miró con más detalle en la banca móvil, y descubrió que, si bien la consignación había entrado, el dinero no estaba disponible. El lunes hacia el mediodía, otro mensaje del banco le informaba de la devolución del cheque consignado en un lugar llamado ‘Cuartel’, en Barranquilla. Ya no había duda, se había salvado de una estafa.

Hoy es muy fácil denunciar como extraviada una chequera propia (se hace por Internet), o robársela y empezar a girar cheques a lo loco buscando incautos en la web. En OLX, a diferencia de otros sitios, no hay árbitros, es solo un sitio donde publicitar, la negociación se hace por fuera de la plataforma.

*Ing. Electrónico, MBA.

TEMAS

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Columna

DE INTERÉS