Columna


Eta e Iota inundan a Cartagena

JOSÉ WILLIAM PORRAS

21 de noviembre de 2020 12:00 AM

El paso por el Caribe colombiano del huracán Eta y Iota, nuevamente desnuda a Cartagena como una ciudad sin protección contra las inundaciones producto del cambio climático, que cada vez hace más estragos en la ciudad sin vislumbrarse una solución ni a largo plazo. Eta dejó todo el Centro Histórico y 26 barrios sumergidos, no se escaparon ni los barrios estrato 5 y mucho menos los de estrato 1, 2, 3 y 4, siendo los más damnificados los de estratos 1 y 2 con pérdidas incalculables. Luego, con Iota vimos cómo empeoró la situación.

He escrito 7 artículos en El Universal desde el 5 de junio de 2015, hablando sobre el tema de las inundaciones y el problema del cambio climático de cómo afecta a Cartagena. Han pasado 7 alcaldes desde esa fecha contando al actual y 5 más desde el 2010, algunos elegidos por voto, pero con periodos muy cortos y destituidos por diferentes razones (desde inhabilidades, hasta corrupción) y otros a dedo para reemplazar a los anteriores, pero la realidad, ninguno ha hecho nada para solucionar el mayor problema que tiene la ciudad en épocas de lluvias. Da tristeza ver nuestra heroica ciudad con calles, avenidas, barrios y Centro Histórico con el agua hasta la rodilla.

Se habla continuamente sobre el Plan Maestro de Drenajes Pluviales, que está listo, que le falta poco, que no hay plata (se estima en 2 billones de pesos), que ahora se está adicionando 310 mil millones de pesos al presupuesto de Cartagena, pero la realidad es que no veo ni interés, ni deseos de solucionar en forma definitiva este problema y seguramente pasaremos otras 12 alcaldías y nada, hasta tener el agua hasta el cuello y sea más fácil y seguro andar en lancha que en Transcaribe.

Los 126 canales pluviales requieren una urgente recuperación y adecuación, la mayoría de ellos son inoperantes por estar ya a nivel del mar y/o tapados de basuras, escombros y desechos. Castillogrande y Bocagrande requieren una obra urgente en la avenida hacia la Bahía que evite se inunde en época de lluvias o cuando la marea sube. El proyecto de protección costera lleva tres años de retraso en su implementación a pesar de contar con recursos, parece que la ingeniería ni proponentes cumplen requisitos, es decir, seguimos en las mismas.

La corrupción y falta de liderazgo mantienen un atraso consentido de por lo menos 20 años. Tenemos que crear conciencia y cambiar la mentalidad, pensando en la ciudad, antes que sea demasiado tarde, hagámoslo para que no nos llegue el agua al cuello y nuestra ciudad sea borrada por el cambio climático, lo que no pudieron ni piratas, ni Morillo, seguramente lo logrará nuestra propia incapacidad.

TEMAS