Fiesta del pensamiento

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Los sufridos habitantes de los Montes de María anhelan que la barbarie que parió el conflicto armado en su territorio quede definitivamente en el pasado. Pero temen que las nuevas amenazas que se escuchan en sus contornos, especialmente en El Salado, puedan revivir las lágrimas que el dolor dejó como huellas lacerantes en sus almas.

Uno de los conjuros contra la desesperanza es la cultura en sus diversas expresiones y manifestaciones. Por eso con los primeros soles de enero las letras, las palabras y la música llenan los espacios de San Jacinto para dar paso a la Fiesta del pensamiento, encuentro de escritores, poetas, cronistas, docentes y músicos de nuestro Caribe, que desde hace 13 años lleva conocimiento, aliento espiritual y nuevos mensajes de reconciliación a los Montes de María.

Este encuentro es bálsamo para las dolencias de la guerra en el territorio montemariano. Libros, revistas, ensayos, conferencias, cantos ancestrales, poemas de todas las vertientes se conjugan para entonar un nuevo lenguaje de esperanza.

Esta vez se homenajeó a Rafael Pérez García, Abel Ávila, Luis Ramón Vargas y Eduardo Bobadilla, destacados personajes de la cultura montemariana. Menciono algunas de las voces escuchadas en esta fiesta memorable: Julio Olaciregui regresó a la vieja sala de redacción de El Heraldo para recordar su charla de 1972 con Roberto Burgos Cantor, el inolvidable autor de La ceiba de la memoria, recientemente fallecido. El Investigador Emérito de Colciencias, Jairo Solano, echó mano de sus mejores afectos para destacar los aportes del sociólogo Abel Ávila al pensamiento costeño y nacional, mientras la libélula guajira, Yenny Muñoz Mindiola, aromatizaba los cerros circundantes con el Polen de Palabra, extraído de este, su primer libro de poemas. En El Carmen de Bolívar, hasta donde se extendió la fiesta, con voz dolida y cautivante, el poeta José Ramón Mercado hizo suyos los lamentos que taladraron la madrugada de la muerte en Chengue y El Salado, para señalar a los asesinos que festejaron entre risas sus terribles “hazañas” contra inocentes inermes.

En mi ponencia, Guerra y paz, educación y desarrollo, destaqué la construcción de la Universidad de la Paz Montes de María, en jurisdicción de El Carmen de Bolívar, ambicioso proyecto de la Universidad de Cartagena que se inicia este año en un lote de siete hectáreas con 10.000 metros cuadrados de infraestructura para actividades académicas, investigativas, culturales y deportivas. Agregué lo que en mi opinión son ejes para que los Montes de María alcancen un desarrollo posible y sostenible: educación, cultura, organización ciudadana y definición de la vocación del territorio para garantizar seguridad alimentaria. La Fiesta del pensamiento, es faro en este nuevo horizonte montemariano, gracias al Club Sociocultural Los Maestros.

*Rotaremos este espacio para mayor variedad de opiniones.

TEMAS

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Columna

DE INTERÉS