Columna


Fluya el corazón del mundo

RAFAEL VERGARA NAVARRO

18 de diciembre de 2021 12:00 AM

A partir de los 5.710 m de altura que nacen del mar, desde la reserva de la Biosfera y Patrimonio de la Humanidad albergue de ecosistemas innumerables, recibí en un documental* las voces que me conmovieron e hicieron un puente para que usted vea, escuche y como yo se solidarice. Nos alertan que “el Corazón del Mundo, la Sierra Nevada de Santa Marta se encuentra en riesgo porque en una de las arterias más importantes, el río Guatapurí, quieren construir la represa Los Besotes” con la que pretenden inundar 169 Ha a 7 km de Valledupar, una longitud de 1.5 km.

La Ley de Origen ordena cuidar la naturaleza, por eso las cuatro comunidades: koguis, wiwas, arhuacos y kankuamos, unidas han protegido el territorio ancestral y velan por el bienestar de la vida para convivir en armonía.

Y dicen con decisión: “El río es un sujeto con los mismos derechos e importancia que los seres humanos. Protegemos el Guatapurí porque es una cuenca madre, conecta el nevado, el páramo al río, a las lagunas, a la ciénaga y el mar, regando a su paso el bosque seco tropical.

La represa o embalse multipropósito Besotes se muestra como un distrito de riego-acueducto pero puede ser lo contrario. Afecta una zona de reserva forestal. Varias comunidades arhuacas y cancuamas serán desplazadas.

Los cambios en el río afectan el nivel de su caudal y estas y las futuras generaciones no podrían disfrutar de sus aguas. Las obras implican la tala de árboles milenarios y pérdida de diversas especies de flora y fauna.

Ubicada sobre tres fallas geológicas aumentando el riesgo de sismo, pasa por encima del ordenamiento de la cuenca o POMCA lo que la hace inviable.

Además se hará daño a más de 41 sitios sagrados que hacen parte del Territorio Sagrado de la Línea Negra y pone en riesgo el exterminio cultural de nuestro pueblo.

Con el embalse del río Ranchería prometieron agua para 9 municipios de La Guajira, y 10 años después siguen sin agua y se encuentran en crisis.

La Línea Negra y sus más de 347 espacios sagrados es reconocido como territorio de especial protección por su valor espiritual, cultural y ambiental, ratificado mediante el Decreto 1500 del 2018.

Los Mamos siempre han advertido que el daño a la naturaleza sería irreparable e irreversible por eso los 4 pueblos no aprobamos la represa.

Cualquier proyecto que afecte el corazón del mundo requiere consentimiento previo. Aun así el Gobierno nacional sin coordinar con los pueblos ya contrató el estudio de su diseño en el territorio ancestral. ¿Por qué alterar el equilibrio de la naturaleza? ¿Por qué taponar una arteria madre de la Sierra?

Cuando se construye una represa hay exterminio cultural y ambiental. Por eso decimos ¡no a la represa! Nos resistimos porque queremos seguir protegiendo el agua que es para todos.

¡Salvemos el corazón del Mundo!”. *https://youtu.be/BuqXDTv090Y

*Abogado ambientalista y comunicador.

TEMAS

  NOTICIAS RECOMENDADAS