Columna


Fondo contra la pobreza extrema

SALVATORE BASILE FERRARA

09 de junio de 2021 12:00 AM

La Corte Constitucional aceptó una demanda contra la ley que creará un fondo para erradicar la miseria en Cartagena. En la demanda se alega que el fondo le quitaría autonomía al Distrito de Cartagena en el manejo de recursos. El congresista cartagenero Fernando Nicolás Araujo en cambio dice que “el fondo es un gran instrumento y que sus esfuerzos están orientados al loable propósito de superar la miseria en la ciudad”.

Así mismo, explicó que el fondo no es privado. Aseguró que se trata de un fondo público que será operado por una entidad pública descentralizada sin afectar la autonomía de ninguna entidad territorial, y que por el contrario, “las apoya en su labor misional de superar la miseria”. Es increíble que una iniciativa dedicada a erradicar la miseria en Cartagena tenga ya tantos enemigos y tantas sospechas, nos la pasamos criticando a nuestros congresistas y cuando unos jóvenes de la última generación presentan unos proyectos para desatar una guerra contra la pobreza, aparecen unos trolls y la misma Corte Constitucional siembra dudas a la opinión pública y los odiadores profesionales de las redes sociales ya están disparando a matar.

Y esto es muy sospechoso cuando esta iniciativa quiere acabar con la vergüenza más grande de la ciudad más turística y congresistas, y todavía más sospechosa esta actitud contraria, porque se trata de manejar unas grandes cantidades de dinero y se siente un tufillo de desesperación por no poder meter las manos.

Estuve participando en una reunión de zoom, donde el joven senador contestó una serie de preguntas que aclararon la bondad del proyecto. Personalmente estoy librando una verdadera guerra contra el hambre, estamos con el indio Rodríguez manejando tres comedores comunitarios solo con la ayuda de donantes del sector privado, estamos alimentando casi 700 niños de lunes a viernes y escuchar las palabras de nuestro congresista se me abrió la esperanza creativa, cuando quieren defender la autonomía del manejo de recursos para el distrito quiero recordarles las revelaciones del nuestro alcalde Dau, que con sus ‘libro blanco’ descubrió unos entuertos de centenares de miles de millones de pesos, solo en mi campo descubrió que el distrito precedente había dado a fundaciones de garaje miles de millones de pesos, a organizaciones que no tenían ni sede ni teléfono ni representante legal; entonces a quien estamos defendiendo aquí, a unos malandrines o a la pobre gente que no tiene ninguna culpa de esta condena a vida que es la pobreza extrema.

Este proyecto deberá estar listo para el cumpleaños 500 de nuestra ciudad, que no merece ser la última en las grandes de Colombia en índice de pobreza e inseguridad alimentaria.

El ladrón juzga por su condición.

TEMAS