Columna


Freno a la imprudencia

JAVIER RAMOS ZAMBRANO

03 de diciembre de 2023 12:00 AM

Camila, una amiga que llegó recientemente de otra ciudad, me contó que llevaba más de media hora esperando a que pasara un bus de Transcaribe. Se cansó de esperar, entonces detuvo un par de taxis, pero el primer taxista le cobró exageradamente caro, el otro simplemente le dijo: “Para allá no voy”. “Mama, qué... ¿moto?”, se le acercó un mototaxista. Camila accedió, no sin antes preguntarle por el casco para parrilleros. “Uff, desde la pandemia nadie se lo quiere poner, por eso ya no cargamos con dos cascos”, le respondió. Ella llegó a su destino más rápido de lo que esperaba. “Yo iba con el Cristo en la boca, el man, después de volarse varios semáforos, se metió al carril que es exclusivo para los buses porque del otro lado había mucho trancón, lo cierto es que no me cobró caro”, recordó.

Llevar pasajeros sin casco, pasar los semáforos en rojo o circular por el carril del solobús de Transcaribe, subirse a los andenes, ir en contravía, sin licencia, sin SOAT y sin revisión tecnomecánica, son algunas de las infracciones que comenten muchos motociclistas en Cartagena, pero que, por falta de educación vial y autoridad, se volvieron incontrolables. De los 41.049 comparendos que impuso el DATT del 1 de enero hasta el 26 de noviembre de 2023, las motos lideran la lista con más de la mitad: 28.299. Siguen los automóviles con 8.035; las camionetas, 2.600; los buses y busetas suman 481. Es decir que, en promedio, el DATT estaría imponiendo cada hora unos 3 comparendos a motociclistas. Realmente eso es poco para lo que vemos cada minuto en las diferentes vías de la ciudad. La Alcaldía ha intentado ponerles freno con restricciones que parecen inocuas porque no se acatan en su totalidad: pico y placa, prohibir que circulen después de las 11 p. m.,que no transiten en horarios específicos por la avenida Pedro de Heredia, que no lleven parrilleros en ocho barrios, y la más polémica... el Día Sin Moto, que, por cierto, el alcalde electo, Dumek Turbay, prometió que iba a acabarlo. La pregunta es, ¿a qué se comprometen los motociclistas?

El reto de frenar las imprudencias no será solo del nuevo director del DATT, varias secretarías se deben alinear en el mismo propósito, porque este vehículo es el sustento para miles de familias a través del mototaxismo, pero también el más usado para cometer hurtos y sicariatos. Así como urge implementar campañas de educación vial, se debe reforzar la aplicación de sanciones por infracciones. Sabemos que los agentes del DATT no dan abasto y los pocos que hay están más pendientes al pico y placa de vehículos particulares, por lo tanto, hay que incrementar la presencia policial en las áreas donde se registra un mayor número de infracciones. La vigilancia activa -aquí podría unirse el llamado Plan Titán 24 con la Secretaría del Interior- no solo disuade acciones delictivas, también comportamientos imprudentes y mejora el cumplimiento de las normas de tráfico.

*Periodista y Profesor. Magíster en Comunicación.

Comentarios ()

 
  NOTICIAS RECOMENDADAS