Columna


Genocidio y terrorismo

CARMELO DUEÑAS CASTELL

18 de octubre de 2023 12:00 AM

El genocidio, como término, fue acuñado por Lemkin hace casi 80 años a raíz del holocausto. Sin embargo, el genocidio es casi tan antiguo como la humanidad. Eso fue lo que hicieron griegos y romanos con Troya y Cartago. La palabra genocidio procede del griego y el latín y en estricto significa “matar la estirpe”. Según el diccionario, es el exterminio o eliminación sistemática de un grupo humano por motivo de raza, etnia, religión, política o nacionalidad. Pero como delito internacional y crimen contra la humanidad incluye: matanza de miembros del grupo; lesión a integridad física o mental; sometimiento a condiciones que llevarán a destrucción física, total o parcial; medidas para impedir nacimientos; traslado por fuerza de niños del grupo a otro. En un siglo, el genocidio ha causado más de cien millones de muertes.

Por otro lado, el terrorismo es el uso sistemático del terror por parte de organizaciones, o individuos con tal de lograr sus objetivos. El diccionario dice que es terrorismo: la dominación por el terror; la violencia para infundir terror; y cualquier actuación criminal de bandas que reiteradamente crean alarma social con fines políticos. Estados y grupos de criminales han esgrimido, y esgrimen, sin número de excusas, argumentos y razones para legitimar sus sanguinarios actos de genocidio y/o terrorismo.

El pueblo judío ha sufrido múltiples genocidios durante más de 2.000 años de historia en África, Asia y Europa. Además, ha debido padecer, defenderse y reaccionar ante innumerables actos de terrorismo.

Uno esperaría por tanto que jamás le harían a otro lo que el mundo les ha hecho. Sin embargo, parecería que lo que Israel viene haciendo con el pueblo palestino, especialmente en la Franja de Gaza, entraría bajo una de las definiciones de genocidio. Lo cual no explica ni mucho menos excusa el reciente acto terrorista, el bárbaro ataque de Hamás. Igualmente, el terrorismo de Hamás no puede servir de excusa para la respuesta que Israel está implementando en Gaza y que parecería, a su vez, un genocidio.

El ministro de Defensa israelí afirma que “la guerra será mortífera y cambiará la situación para siempre”. Con ello olvida la triste historia de los dos pueblos y el sabio proverbio “antes de empezar un viaje de venganza, cava dos tumbas”.

En paralelo vale la pena evaluar la coherencia del gobierno colombiano: cuestiona a Israel mientras legitima genocidas y terroristas como Venezuela y Nicaragua; promulga la paz total, lo cual es meritorio, incluso con genocidas y terroristas, mientras genera una incendiaria verborrea contra todo aquel que piense diferente. Lo decía el romano “la mejor venganza es no ser como tu enemigo”.

*Profesor Universidad de Cartagena.

Comentarios ()

 
  NOTICIAS RECOMENDADAS