Guerra de Asientos

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

La hegemonía comercial de España en América se vio comprometida por su incapacidad de abastecer a las colonias, especialmente en esclavos. Durante siglos, portugueses y holandeses manejaron el negocio. El Asiento era un documento por el cual se otorgaba el monopolio sobre una ruta comercial y/o un producto específico. Así, el “Asiento de Negros”, en 1713, le otorgó a Inglaterra el derecho de traficar miles de esclavos anuales por treinta años. La venta se repartía entre los comerciantes, España e Inglaterra. España tenía derecho de detener cualquier navío inglés, requisarlo y verificar la legalidad de la carga.

Frente a las costas de Florida, en 1731, el capitán español Juan León Fandiño detuvo la embarcación inglesa Rebecca para revisarla. Siete años después, el capitán del Rebecca, Robert Jenkins, denunció en la Cámara de los Comunes que fue atado al mástil del barco y que Fandiño, de un solo tajo, le cortó la oreja al tiempo que gritaba: “ve y di a tu rey que lo mismo le haré si a lo mismo se atreve”. Con ello Inglaterra y España iniciaron una guerra de 10 años que tuvo como escenario nuestro Caribe y que se denominó la guerra de la oreja de Jenkins o la guerra del Asiento.

Dicen los textos que, un día como ayer, el 13 de marzo de 1741, Vernon llegaba al fuerte de San Fernando de Bocachica para apoderarse del principal puerto de esclavos del virreinato. Con el traía la mayor flota jamás antes vista: 186 naves, y más de 27.000 hombres. Para enfrentarlos Cartagena tenía solo seis naves y unos 1.500 hombres dirigidos por un Blas de Lezo a quien llamaban Mediohombre. Ese día Vernon ordenó disparar un promedio de 62 cañonazos por hora. El inglés dio por hecho que se apoderaría de la ciudad, y envió un mensaje de victoria anticipada a Inglaterra.

El asedio de Cartagena de Indias se prolongó por semanas. El hambre, las enfermedades (paludismo y escorbuto primordialmente) y el combate acabaron con casi 10.000 ingleses y obligaron a que los británicos se retiraran hacia Jamaica. La derrota fue tan humillante que la Corona británica prohibió a los historiadores que se mencionara y la ignoraron por siglos. La guerra del Asiento fue la mayor derrota de la Armada Real británica en toda su historia y la victoria en Cartagena aseguró el dominio español en el Atlántico y el Caribe durante largo tiempo. Por estas calendas electorales muchos actúan como si tuvieran contrato de Asiento sobre nuestros votos: los compran, hipotecan y permutan para su beneficio tratando a los votantes cual esclavos. Además, después del domingo, todos han proclamado una victoria que solo el tiempo dirá de quien será. Es de esperar que no ocurra como en nuestra historia, ustedes lo saben: mientras Vernon fue homenajeado como héroe en Inglaterra, Blas de Lezo fue degradado y falleció en la miseria unos meses después, la historia es así.

 

TEMAS

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Columna

DE INTERÉS