Hermanas y vecinas

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Me encontré al alcalde Álex Char sentado en uno de los restaurantes informales del nuevo malecón del río Magdalena en Barranquilla. Es una obra que congrega a todos los estratos sociales y donde se aprecia el orgullo ciudadano. Ese día pude entender por qué Alex usa siempre una gorra informal, como rullida de ratón. La combina con camisa blanca siempre por fuera y se siente mejor así para trabajar todos los días por su ciudad. Mucha gente llegó esa noche al mágico sitio y por cosas del destino nos correspondió sentarnos al lado del mejor alcalde del país. No había más sillas, todo estaba ocupado. Fue una experiencia agradable saludarlo y, en mi caso, por primera vez hablar con él y felicitarlo por el cambio que ha tenido Barranquilla. Descomplicado y espontáneo, todo lo explica sin rodeos, habla sin tapujos. Es un hombre Caribe, que no gusta de saco ni corbata, un nuevo estilo que representa una generación que interpreta muy bien las necesidades de la gente. Me sentí a gusto oyendo sus opiniones y reflexioné seriamente sobre la necesidad de escucharlo en un foro abierto en Cartagena. Teniendo una ciudad vecina en pleno desarrollo y tan exitosa, es urgente conocer en detalle cómo se han podido lograr esos cambios. Alguna vez Álex expuso ante un pequeño círculo de cartageneros su exitoso estilo de gobierno pero sería bueno hacerlo en un lugar amplio con mayor participación. Opino que debemos acercarnos a Barranquilla. Sobra decir que Cartagena siempre acoge a los barranquilleros con afecto. Acá los recibimos no como turistas sino como hermanos y vecinos. Qué bueno sería reactivar el hermanamiento suscrito en 1983 con Barranquilla (Pretelt- Suárez) y que Pedrito estrechara sus brazos con Álex en una despedida que podría ser el nuevo amanecer de Cartagena.

Por algo la carretera que aún nos une se llamó de La Cordialidad. Recordemos que el general y presidente Juan José Nieto, del Atlántico, fue figura relevante de la política cartagenera. Portamos la misma bandera cuadrilonga, y en el cielo que nos une se registró el primer vuelo comercial de Latinoamérica. Propongo al alcalde Pedrito Pereira que recibamos en el Palacio de la Aduana a Álex con gorras como las que él usa. Hoy le pregunto a mi hermano Jairo dónde se pueden conseguir, estando tan feliz en Barranquilla, no dudo conozca el ingenioso proveedor de una prenda tan singular que representa el trabajo de un alcalde que le cambió la cara a una ciudad a orillas del Magdalena, nuestra hermana y vecina Barranquilla.

TEMAS

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Columna

DE INTERÉS