Columna


Histórica esperanza

PABLO ABITBOL

11 de junio de 2021 12:00 AM

La ciencia política enseña tres cosas clave para comprender mejor las posibilidades de cambio social que surgen del dramático momento actual que vive Colombia.

La primera es que el pasado tiene un peso histórico profundo en el presente, pues la evolución paulatina de las leyes y de la cultura —esas reglas de juego que rigen a la sociedad— “depende del sendero” por el cual se encaminó la historia y por el que se configuraron las estructuras de poder político y económico. En países como Colombia, ese sendero histórico tiene un origen colonial, y sus linderos están marcados por estructuras económicas y políticas extractivas y excluyentes.

El problema en países como el nuestro es que quienes tienen el poder para transformar las reglas del juego político y económico no les interesa hacerlo, pues son precisamente a ellos a quienes esas reglas de juego les confieren el poder. Es un círculo vicioso.

La segunda clave de la ciencia política para comprender mejor las posibilidades del momento actual que vive Colombia es que, por cuenta de lo anterior, las transformaciones sociales que implican cambios reales en las estructuras de poder económicas y políticas de la sociedad ocurren en el marco de “coyunturas críticas”: momentos de crisis en los que el círculo vicioso puede ser roto.

¿Cómo aprovechar ese momento? Y, ¿cómo comprender pragmáticamente las posibilidades políticas de esta coyuntura crítica?

Allí entra en vigor la tercera lección: en la política electoral, quien gana es quien logre captar el voto del “votante mediano”, es decir, de aquel elector ubicado en el medio de la distribución de las preferencias políticas de todos los demás electores, y no en el centro abstracto del espectro ideológico. En Colombia, ese votante mediano tiende a situarse a la derecha del centro; por lo que la principal dificultad del cambio social por vía electoral es el conservadurismo de la sociedad. Así, el reto de todas las fuerzas políticas que buscan el cambio social no está en la competencia, sino en la cooperación y en la construcción de consensos que permitan configurar coaliciones amplias que logren sumar y articular una gran diversidad de visiones, agendas e intereses.

De ahí la profunda importancia de cultivar la perspicacia, la habilidad y la humildad, tanto de los líderes como de las bases, en el marco de oportunidad de una coyuntura crítica que hoy señala en el sendero de la historia una intersección de lo posible y lo necesario, para crear un pacto histórico que pueda sumarse a una verdadera coalición de esperanza.

Las opiniones aquí expresadas no comprometen a la UTB ni a sus directivos.

*Profesor del programa de Ciencia Política y RR. II., UTB.

TEMAS

  NOTICIAS RECOMENDADAS