Columna


Hospitales inhóspitos

BERNARDO ROMERO PARRA

20 de enero de 2021 12:00 AM

Las instituciones prestadoras de salud deben tener claro que su objetivo es cumplir por delegación legal los fines del Estado enmarcados en la Constitución Nacional dentro de los cuales se prioriza el servicio a la comunidad.

Sin embargo, son frecuentes las quejas de los usuarios por fallas en la atención cuando buscan ayuda para resolver un malestar en su organismo. Ejemplo es lo sucedido a un afiliado de Coomeva EPS el día 7 de enero de 2021, cuando después de seis horas de sufrir un intenso dolor causado por cálculos en la vesícula se trasladó a la urgencia de Clínica Gestión Salud en el barrio San Fernando en Cartagena llegando a sus instalaciones a las 5:20 a. m., siendo atendido a las 6:30 a. m. por el médico que entró de turno sin que hubiesen pacientes que lo antecedieran, lo que indica que en el momento en que llegó no había galenos atendiendo.

Como resultado de la consulta el médico lo llevó a la sala de procedimientos donde a las 6:50 a. m. se le aplicaron calmantes y recogieron muestras de laboratorio, los cuales fueron entregados a las 12:00 m con resultados normales y a la 1:00 p. m. se practicó la ecografía que ratificó la presencia de cálculos en la vesícula.

Ante eso lo remiten al cirujano para su valoración y al interrogar a qué hora lo atenderían le respondieron que el cirujano podía llegar ese día o al día siguiente, ante lo que propuso que se asignara una cita para el día después, lo que no fue aceptado por el médico, quien planteó la disyuntiva de esperar o firmar una de alta voluntaria que exonerara de responsabilidad a la IPS.

Para decidir, el paciente analizó que llevaba en esas instalaciones más de 8 horas, soportando un aire acondicionado con una temperatura muy baja, sin consumir alimentos, sentado en una silla en una sala junto a 20 pacientes más ubicados a menos de un metro de distancia, unos decían que llevaban dos días sin poder dormir, una mujer tosía sin cuidado y él con la presión alta temblaba por el frío, esa situación lo motivó a concluir que si pasaba una noche en esas condiciones le podía dar un infarto y procedió a la firma de la de alta voluntaria.

Las IPS deben brindar una atención humana a sus usuarios que garantice un trato afable y respetuoso, cumpliendo con los estándares administrativos de planeación, celeridad y calidad, porque en estos casos se evidencia una descoordinación entre los asuntos administrativos y los médicos, el ambiente en las IPS en vez de ser inhóspito debe ofrecer tranquilidad y comodidad para el paciente con sus acompañantes. El Dadis está en deuda de efectuar la inspección y control que por ley tiene como función.

P.U. Comunicación Social Periodismo.

TEMAS