Ínclita ciudad

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Las Fiestas de Independencia son el encuentro cultural e histórico más importante que tiene Cartagena; aquí está en juego un conjunto de valores, tradiciones, símbolos y creencias que fundamentan nuestro sentimiento de pertenencia al grupo y que inexorablemente forjan nuestra identidad; pero esa identidad solo se construye a partir de la apropiación por parte de los actores sociales, de esos repertorios culturales.

Por ello, resulta importante que como cartageneros sepamos qué celebramos, ya que en el imaginario colectivo aún se cree que aquí lo que se celebra es un reinado de belleza, que con toda su parafernalia, ha desdibujado el gran hecho histórico que pasa de agache, mimetizado entre canutillos, lentejuelas y una velada de elección y coronación.

El 11 de noviembre es la fecha más emblemática de la libertad y la emancipación; porque la fecha del 20 de julio no fue tan radical, como sí lo fue la nuestra. Mientras en Santa Fe gritaban: “Viva el Rey, abajo el mal gobierno”; acá en Cartagena, Pedro Romero y sus valerosos lanceros de Getsemaní gritaban: “Que viva la libertad, que muera la tiranía”. Y ese no fue un grito parcial, fue un grito contundente que nos llevó a la independencia absoluta, convirtiéndonos en la primera provincia totalmente libre de España.

Pero aún hay más, en 1815 los españoles reiniciaron una nueva conquista y el pueblo de Cartagena soportó 106 días de hambre, de abusos, de crueldad, donde padecieron más de 5.000 personas que prefirieron morirse de hambre antes que entregarse a los conquistadores. Fue increíble el coraje de nuestra raza, nadie se rindió, y fue precisamente esto lo que le valió a la ciudad el calificativo de ‘La Heroica’.

Así, Cartagena abre y cierra la independencia de los colombianos... ¿Habrá entonces mayor valor histórico para que las fiestas de nuestra independencia estén incluidas en el listado de las festividades catalogadas como patrimonio cultural e inmaterial de la humanidad, cuyo título hoy ostentan el Carnaval de Barranquilla, el Carnaval de Negros y Blancos de Pasto, entre otros?

Aprovecho para resaltar el enorme esfuerzo que ha hecho la actual administración distrital para reafirmar el valor cultural e histórico de nuestras festividades, lo cual es muy importante, porque ello nos permite apropiarnos de nuestro legado y entender que nadie nos puede dar el valor que nos merecemos, si no sentimos correr por la sangre el orgullo de nuestras raíces.

Por dignidad, por justicia, por amor... apelemos al coraje de ese espíritu guerrero para honrar nuestra historia, para demostrarles que valió la pena su lucha y reafirmar una vez más, que el pueblo es el actor principal en las grandes transformaciones sociales.

TEMAS

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Columna

DE INTERÉS