Inclusión financiera y equidad de género

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

La inclusión financiera es un factor clave para promover el cumplimiento de varios de los objetivos de desarrollo sostenible y fundamental para reducir la pobreza extrema. Las mujeres presentan un pobre panorama en esta materia, ya que cerca de 980 millones en el mundo no tienen acceso al sistema bancario. Esto exige esfuerzos para lograr un avance en equidad de género en el acceso al sistema financiero.

Se ha discutido mucho sobre las razones por la que existe esta disparidad. En general, las mujeres tienen menores ingresos, manejan negocios que crecen menos que los de los hombres, poseen menos activos lo que disminuye su capacidad de endeudamiento, y obtienen una menor educación financiera. También se argumenta que las mujeres empresarias tienen más problemas a la hora de hacer crecer sus negocios, ya que tienen un menor número de contactos en su red y registran menos conexiones profesionales.

En este debate, se han señalado algunos caminos para reducir la brecha de género en inclusión financiera. Un primer paso podría ser diversificar el portafolio de servicios financieros para las mujeres, las cuales tienen necesidades diferentes que los hombres. En general, las mujeres carecen de activos que sirvan de colateral pero son buena paga y tienden a reinvertir las ganancias en sus negocios. A través de las grandes bases de datos existentes, los bancos pueden identificar las características de las mujeres y sus necesidades financieras. Así, el sector bancario puede desarrollar productos que se adapten a las necesidades de las mujeres.

En algunos casos, el problema de acceso de mujeres rurales es la distancia a las urbes en donde existen oficinas con servicios bancarios. Usar la tecnología y la banca móvil permitiría expandir el acceso de los servicios financieros en lugares en los que no hay sucursales físicas. Otra opción es promover la educación financiera en mujeres y niñas. Hay que educarlas en cómo usar una cuenta de ahorros, cómo hacer un presupuesto y cómo ahorrar, entre otros aspectos. Se debe fortalecer el marco legal y jurídico del sistema bancario que permita flexibilizar el esquema de atención a mujeres.

Hay mucho por hacer en este frente y la tarea involucra a varios agentes. Se requiere un compromiso del sector financiero en el desarrollo de productos acordes con las necesidades de las mujeres, así como del gobierno en el desarrollo del marco regulatorio para facilitar la tarea de los bancos. A los hogares, el sector bancario y el sistema educativo les corresponden la educación financiera de las mujeres, con el fin de reducir la diferencia de género en el conocimiento de estos temas.

TEMAS

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Columna

DE INTERÉS