Columna


Indiferentes hasta la muerte

LEIDYS RIVERO MARTÍNEZ

15 de enero de 2022 12:00 AM

Cartagena es una de las ciudades del país que por una u otra razón siempre está en las primeras planas de los medios de comunicación nacional y hasta internacional. Más por las malas noticias que por las buenas: corrupción, inseguridad, abusos, racismo, discriminación, prostitución, droga.

Que siempre esté entre escándalos, deja de ser escándalo para el ciudadano del común, para el que vive del día a día. Aunque el agua se vaya más de 24 horas cada cierto tiempo, aunque las vías pavimentadas queden mal hechas, aunque nos entreguen un puente sobre otro puente como pañito de agua, finalmente al cartagenero del común, muy poco le importa todo esto.

Si muere una persona por accidente en las playas, es normal; si se roban las tierras, es normal; si sobornan a un conductor, es normal; si convocan a una mesa de diálogo a los motociclistas y no llegan a un acuerdo y bloquean la ciudad, es normal. Lo único anormal es que los cartageneros reaccionen y exijan que todo lo que esté mal, cambie.

La principal causa de la pobreza, violencia, de la falta de oportunidad, de las amplias brechas de desigualdad que hay, es la indiferencia de sus ciudadanos. Ese “no me importa” es lo que tiene a esta Cartagena sumergida en la lista de las ciudades más pobres de Colombia.

Exigir a las autoridades acciones, se convierte en una batalla campal en las redes sociales. Insultos por doquier, descalificativos que vienen desde de la propia autoridad a todo el que se atreva decirles que algo está mal. Hasta que como ciudadanos nos decidamos despertar y exigir, aquí nada va a cambiar.

Barranquilla se ha convenido en una vitrina del desarrollo, Santa Marta fortalece su atractivo turístico, pero todo esto nos importa poco. Lo que no sabemos es que, Barranquilla se nos está llevando los grandes eventos que mueven a Cartagena. Sabía usted que, el turismo representa el 20% del Producto Interno Bruto (PIB). De acuerdo al reporte del sector del turismo, se estima que la presencia de cada participante en un evento deja a Cartagena en promedio US$1000, que beneficia a un amplio número de ciudadanos.

Creer que todo lo que ocurre en nuestra ciudad no importa, es grave error. Es necesario dejar la indiferencia y empezar a construir ciudad desde las cosas más pequeñas, como no arrojar basuras, escuchar música de manera moderada, respetar los turnos, estos pequeños detalles hacen la diferencia.

El caos que vivimos hoy, es el resultado de su silencio, de su desinterés. Preocúpele que el semáforo no sirva, que las vías estén intransitables, que se roben el PAE, que en vez de acciones, desde el Distrito solo salgan chismes. Deje de justificar político, de pelear por políticos, más bien exija que todos los que ocupan cargos públicos, cumplan con su trabajo e incluso usted.

*Directora RCN Radio Cartagena.

TEMAS

  NOTICIAS RECOMENDADAS