Columna


Internacionalización de las playas de Cartagena

CARMEN SOFÍA LEMAITRE

24 de junio de 2022 12:00 AM

Por ser Cartagena destino turístico por excelencia en nuestro país, es importante que nuestro producto tenga los estándares internacionales requeridos de una oferta de turismo responsable, con diferenciación competitiva que logre más promoción y posicionamiento del destino. Ahí es donde entra el reconocimiento de Bandera Azul o Blue Flag como lo llaman internacionalmente, como punto de partida, que premia anualmente el esfuerzo y trabajo a nivel local que busca mejorar las condiciones higiénicas, ambientales y ecológicas, buscando así una playa adaptable a toda la comunidad; para esto debe cumplirse con 33 criterios agrupados en 4 pilares que son básicamente: calidad del agua, servicios y seguridad; educación e información ambiental; servicios y seguridad; y gestión ambiental; con señalización, salvavidas, rampas para discapacitados, baños adaptados y operados por las mismas playas, buena utilización de residuos sólidos, policía de turismo y patrullaje continuo. A nivel mundial hay 4.831 playas certificadas como blue flag en 50 países, liderando España con 712, le sigue Grecia con 567, en Latinoamérica lidera México con 98, Colombia solo tiene 3 quedando en el penúltimo ranking, y Chile con tan solo 1. De las 3 playas certificadas en Colombia, Cartagena como destino turístico tiene 1 playa blue flag que es Playa Azul, en La Boquilla, operada por Distriseguridad y la Alcaldía de Cartagena, que hicieron un buen trabajo para tener una playa con reconocimiento internacional; sin embargo, como ciudad debemos hacer un gran esfuerzo para certificar uno de nuestros más grandes productos turísticos, como son nuestras playas, y no vivir de espaldas al mar, pues para ser una ciudad bordeada de playas, debíamos tener más certificadas que estén a la altura de cumplir con las expectativas de los turistas. Es por esto mi invitación a los entes locales a gestionar recursos que nos permitan tener otra playa como es la de Marbella, que, si bien cumple con los criterios de calidad del agua para adecuarla, y tener una segunda playa blue flag, la cual en años anteriores se ha querido postular, pero por falta de recursos no ha podido adecuarse.

Con esta categorización de Bandera Azul a nivel mundial, teniendo más playas podemos, además de ofrecer un producto diferenciador que atrae el interés de visitas de más turismo, se crea más conciencia sobre la conservación del ambiente y de los ecosistemas marinos, con el fin de proteger el equilibrio ambiental que se requiere para que nuestras futuras generaciones puedan disfrutar, saludablemente, de este entorno costero. Y lograr, por qué no, que todas nuestras playas estén organizadas, y con orgullo nuestros turistas se lleven la mejor experiencia, igual o mayor que una playa al nivel de sus países de origen.

*Directora Ejecutiva Asotelca (Asociación Hotelera Colombiana).

TEMAS

  NOTICIAS RECOMENDADAS