Columna


Intervención en Zaragocilla

JESÚS OLIVERO

16 de diciembre de 2016 12:00 AM

Al visitar dos de las mejores universidades del planeta, Harvard o MIT, uno de los recuerdos tatuados en el cerebro no es la institución per se, sino su ambiente. Jardines extensos, ríos en donde se hace deporte, senderos verdes peatonales, accesos en bicicleta, fuentes de agua, entre otras cosas maravillosas, hacen de la periferia de estos bastiones académicos verdaderos paraísos para disfrutar los universitarios y los demás ciudadanos.

La antítesis la tenemos aquí, en Zaragocilla, barrio con el mayor cúmulo de instituciones académicas en Cartagena, pero también, condenado por nuestros dirigentes a los preceptos mínimos de un campus universitario.

Frente al hospital universitario ya hay tres basureros satélites permanentes que además de gran problema sanitario, son ejemplo de desidia comunitaria e irresponsabilidad. Lo mismo ocurre frente a Piedra de Bolívar, en donde el andén es basurero de colchones, televisores y cuanto tipo de desecho hay. Este detalle, frecuente en muchos sectores de la ciudad, impacta negativamente la psiquis de estudiantes, enfermos y sus familiares. ¿Es aquí donde me formaré? ¿Será este el hospital donde salvarán a mi madre? 

En el Campus de Zaragocilla, también contamina el ruido. Muchas veces, aun durante días normales, los equipos de sonido retumban frente a la biblioteca o los laboratorios de investigación, imposibilitando la mínima concentración. Y como si fuese poco, los estudiantes, docentes y personal administrativo, son víctimas inermes y permanentes de atracadores. La Universidad de Cartagena hace muchos esfuerzos para mejorar el sector. El más importante fue construir el moderno Campus de San Pablo y embellecer los jardines en el alma mater, pero para la administración distrital, el barrio no existe, y así es muy difícil la formación académica y crear cultura urbana.

Alcalde, concejales y actores involucrados, es hora de intervenir Zaragocilla. Ustedes pueden convertir este barrio en algo laudable para formar los líderes del futuro de la ciudad, del mundo. Es una urgencia inaplazable manejar las basuras en Zaragocilla, peatonalizar y conectar los campus universitarios con corredores verdes, crear una zona de cero ruido y cero alcohol, mejorar y ampliar las vías, construir edificios de parqueaderos externos, garantizar la seguridad de las personas y cambiar de una vez por todas esa imagen de mendicidad tercermundista y de cuchitril, de los alrededores de nuestro principal centro hospitalario.