Columna


Juntos por la transformación productiva y social de Cartagena y Bolívar

Gabriel Espinosa Benedetti

30 de noviembre de 2023 12:00 AM

Cartagena sigue siendo una de las principales ciudades con más pobreza monetaria en el país. En 2022, lastimosamente, el 43,6% de la población se encontraba en estas condiciones, por lo cual, alrededor de 400 mil cartageneros recibieron ingresos menores a $396 mil pesos mensuales. Además, fue una de las tres ciudades del país (junto Sincelejo y Montería) que no redujo la pobreza entre 2021 a 2022, con el agravante que fuimos la ciudad donde más familias ingresaron a esta situación de vulnerabilidad durante este periodo.

Estudios han evidenciado que las políticas de desarrollo productivo y competitividad son claves para el crecimiento económico y la reducción de la pobreza, siendo esencial para ello la colaboración público y privado.

El próximo alcalde, Dumek Turbay, y gobernador, Yamil Arana, han -asertivamente- enfatizado la importancia de trabajar en conjunto con el sector productivo y la academia para generar desarrollo y combatir la pobreza, aprovechando las ventajas comparativas y competitivas de nuestro territorio.

Inspirados en éxitos internacionales (Reino Unido, Holanda, Malasya, Perú, Chile), sabemos que más allá de la voluntad del sector público y privado de trabajar juntos, es crucial que se realice una agenda de trabajo conjunta con una visión de desarrollo común, con objetivos claros y medibles a corto (victorias tempranas) y mediano plazo (estructural), con el propósito de solucionar los principales obstáculos que limitan la transformación productiva y social.

Para lograr esto, es fundamental crear la agenda de trabajo bajo una institucionalidad y modelo de gobernanza sólido, con reglas claras, método, temáticas estratégicas, acciones concretas (sin lugares comunes), transparencia, compromiso del alto nivel político y un alcance y horizonte de tiempo definido.

Debemos enfocarnos en abordar problemáticas transversales que verdaderamente impulsen el desarrollo, rechazando intereses particulares o sectoriales. En consecuencia, una agenda exitosa debe centrarse en resolver aquellas fallas de mercado y de gobierno que limitan la capacidad productiva y competitiva, tales como: altos trámites y burocracia, informalidad, inseguridad, déficit de infraestructura, bajo uso de tecnologías, falta de capital humano, financiamiento limitado, bajo valor agregado, diversificación e innovación, entre otras.

Por ende, la propuesta es desarrollar una agenda entre el sector público-privado liderada por el alto nivel político (alcalde- gobernador), con una visión de desarrollo, objetivos estratégicos y medibles en productividad, inversión, diversificación de exportaciones, empleo formal, tecnología, con reglas de juego claras (bienes públicos, visión de cadena y no interés particulares-sectoriales), priorización de sectores estratégicos, y con un seguimiento y evaluación técnico estricto para solucionar aquellos cuellos de botella que estancan la transformación productiva y social de Cartagena y Bolívar.

Sobra decir que la batalla contra la pobreza es muy compleja, por lo que en complemento con una agenda del sector público-privado que otorga mayor dinamismo económico y fiscal, es imperativo rápidamente priorizar inversiones y obras en los municipios y barrios más afectados por la pobreza para atender necesidades básicas (acueducto y alcantarillado, salud, educación, vías y zonas verdes, etc.), las cuales no dan tiempo de espera por razones éticas y humanas.

Comentarios ()

 
  NOTICIAS RECOMENDADAS